El Cádiz cristiano se encomienda a su Virgen de la Palma

La imagen de Gloria aparece entronizada en las puertas de la iglesia a los ojos de todo su barrio

Para los cristianos es tiempo de Cuaresma, es tiempo de preparación para una Semana Santa que sí se celebrará como tiempo litúrgico pero que no contará con los tradicionales desfiles procesionales por las calles de la ciudad.

Pero este período tan especial viene rodeado en este 2020 por las consecuencias devastadoras que sobre el bien más preciado que es la vida está teniendo el rebrote de la pandemia por todo el mundo.

Cádiz, lógicamente, no es ajena a esta sensación generalizada de que es momento de tener fe y esperanza. Y de eso saben y mucho en un rincón tan castizo en Cádiz como es el barrio de la Viña.

En este contexto, desde ayer la imagen de la Virgen de la Palma, la titular de gloria de la corporación viñera, aparece entronizada en las puertas de la iglesia y a los ojos de todo un barrio que le suplica que remita la epidemia.

De sus milagros ya se sabe mucho por estos confines, como ya ocurrió en 1755 con el terremoto de Lisboa. Su intersección fue fundamental para que remitieran las aguas de una de las catástrofes más grandes que se recuerdan.

Ahora, llega el tiempo de que el Cádiz más cristiano vuelva a encomendarse a uno de sus grandes símbolos en estos tiempos, solo equiparable en devoción y fe al Nazareno (Regidor Perpetuo) y a la Virgen del Rosario.