Andalucía fabricará sus propios respiradores con un prototipo ya avalado

El consejero de la Presidencia ha insistido en que el Gobierno central va a encontrar en la Junta a «su mejor aliado»

La Junta de Andalucía ha confiado en que no haya retrasos en la llegada de test rápidos para la detección del coronavirus tras la compra fallida que ha llevado el Gobierno central a un proveedor.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha sido preguntado sobre cómo ha afectado a Andalucía el hecho de que un lote de 9.000 kits de test rápidos que han llegado a España y que fueron comprados por el Gobierno central a un proveedor chino se hayan tenido que devolver porque no son efectivos.

Bendodo ha indicado que lógicamente afecta a Andalucía en la medida de que un porcentaje de esos test tenían que llegar a la comunidad en virtud del reparto que haría el Gobierno central. Ha indicado que la Junta está realizando sus propias compras de test en el mercado chino, pero que no le ha comprado al fabricante en cuestión al que se le han tenido que devolver los kits fallidos.

Ha confiado en que esta situación no suponga retraso en la llegada de nuevos test y que el Gobierno central se mueva «rápido» en los mercados internacionales para adquirirlos.

Bendodo ha recordado que Andalucía ha sido pionera en fabricar sus propios test, de manera que a día de hoy está habiendo una producción de 2.000 test diarios en los hospitales, de manera que ya hay acumulados 14.000 de los llamado también PCR.

Asimismo, el consejero ha insistido en que el Gobierno central va a encontrar en la Junta a «su mejor aliado» porque la situación requiere unidad y lealtad institucional, y ha apuntado que ahora no es el momento de pedir responsabilidades, sino que ya habrá tiempo para ello y para ver si se ha actuado más o menos rápido.

Tras apuntar que el coronavirus no tiene ideología, ha insistido en que lo que toca es arrimar el hombro y ha confiado en que el Gobierno central, que tiene el mando único en esta situación, lo ejerza y articule una línea de solidaridad entre las comunidades y les haga llegar los materiales sanitarios necesarios, a través de una gran compra centralizada.

Ha confiado en que esos materiales lleguen de forma frecuente y no «a cuenta gotas» como está ocurriendo en este momento.