Un padre y su hija hacen un “sinpa” de 700 euros

Habían reservado mesa para 28 personas y querían marcharse sin pagar

Inaudito. Descarado. Sin reparos. Un padre y una hija se enfrentan a una condena de tres años de cárcel por intentar estafar más de 700 euros a restaurante de la provincia de Barcelona. Los hechos ocurrieron en el restaurante La Plantada de Cardona, cerca de Manresa.

Parecía premeditado. Con trampas y cartón. Habían reservado mesa para 28 personas para desayunar y comer y querían marcharse sin pagar, pero los pillaron, finalmente fueron pillados: el restaurante les pidió una paga y señal y los acusados entregaron un cheque bancario falsificado. Por ello, el restaurante no recibió nunca el dinero de este supuesto cheque.

La cosa pintaba fea. El negocio los denunció y ahora se enfrentan a un delito de estafa por falseamiento de documentos bancarios y a una pena de prisión que puede ser de hasta tres años. No es para menos.

La Plantada de Cardona les ha solicitado una indemnización de 756 euros, que es el precio que tenían que pagar por las comidas del pasado octubre, cuando todo sucedió de un modo sorpresivo.

El juicio se ha celebrado este martes 25 en el Juzgado de lo Penal 3 de Manresa y todavía no se conoce cuál será la sentencia definitiva.

Con todo y con eso, no es la primera vez que se celebra un juicio por marcharse de un restaurante sin pagar. En julio del año pasado, un hombre intentó hacer un «sinpa» de 400 euros en un elitista restaurante de Formentera y, en caso de tener antecedentes penales, se enfrentaría a una pena de seis meses de prisión.