Arrimadas incluye a Juan Marín y Guillermo Díaz en su Ejecutiva de Cs

La jerezana quiere «un partido liderado y dirigido por mujeres», que, contando con ella misma, ocuparían ocho de los 19 puestos de la futura Ejecutiva

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha registrado este miércoles su candidatura para intentar liderar el partido, un equipo de 19 miembros que incluye los nombres del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, y el diputado por Málaga Guillermo Díaz, pero no el del granadino Fran Hervías, que bajo la presidencia de Albert Rivera era secretario de Organización, y que mantuvo este puesto en la Gestora.

En la propuesta de Arrimadas, Marina Bravo sería la secretaria general de Cs, y en ella destacan incorporaciones como la del eurodiputado Jordi Cañas y ausencias como la de Luis Garicano.

Arrimadas quiere «un partido liderado y dirigido por mujeres», que, contando con ella misma, ocuparían ocho de los 19 puestos de la futura Ejecutiva. Así lo explica en el comunicado de presentación de su candidatura a las primarias del 7 y el 8 de marzo, donde competirá por la Presidencia de Cs con el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea».

En la Ejecutiva que propone hay una secretaria general, dos vicesecretarios primeros, Carlos Cuadrado y Joan Mesquida, un vicesecretario adjunto, José María Espejo, y la portavoz nacional, Melisa Rodríguez; un núcleo duro con tres mujeres y tres hombres. Todos ellos forman parte actualmente de la Gestora del partido: Bravo como responsable de Programas, Cuadrado de Finanzas, Espejo de Acción Institucional y Rodríguez como portavoz.

Arrimadas dice apostar por «una dirección nueva para una nueva etapa», con un equipo «plural» de personas «comprometidas, preparadas y valientes». Asimismo, quiere «un partido más horizontal» donde haya «una mayor descentralización de las responsabilidades» y donde las funciones de gestión diaria de la formación recaigan en personas con mayor dedicación a la gestión interna.

La mayoría estaban en la ejecutiva de Rivera

De las 18 personas que Arrimadas quiere incorporar a la futura dirección nacional de Ciudadanos, 16 ya estaban en la Ejecutiva de Albert Rivera, nueve de ellas en el Comité Permanente.

La candidatura presentada por la diputada incluye, además de a los citados andaluces Marín y Díaz, al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado; la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís; el portavoz en las Cortes Valencianas, Toni Cantó; la portavoz y el presidente de Cs en el Parlament de Cataluña, Lorena Roldán y Carlos Carrizosa, y la consejera de Cultura del Gobierno de Madrid, Marta Rivera.

Completan el equipo el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, los diputados Marcos de Quinto y María Muñoz, el eurodiputado Jordi Cañas y la portavoz del Comité Autonómico de Cs en Galicia, Beatriz Pino.

Sale Fran Hervías

Entre los nombres nuevos cabe resaltar el del eurodiputado y exportavoz en el Parlamento catalán Jordi Cañas, que no formaba parte del anterior Comité Ejecutivo. En cambio, no repetirá en la dirección de la formación naranja Fran Hervías, que antes era secretario de Organización y mantuvo este puesto en la Gestora.

Tampoco estará el líder de Cs en el Parlamento Europeo, Luis Garicano. Según fuentes de la candidatura de Arrimadas, se le ofreció sumarse al equipo, pero él contestó que no iba a formar parte ni de esta lista ni de la que presente Igea.

Arrimadas ha querido contar para su Ejecutiva con perfiles con «trayectorias profesionales destacadas» y «amplia experiencia en la gestión técnica en distintas áreas de conocimiento, tanto dentro como fuera de las instituciones».

Hay personas que «llevan comprometidas con el proyecto de Ciudadanos desde el inicio», pero también «talento que se ha ido incorporando» después, indica en su comunicado.

Propuestas de la candidatura

La candidata ha recordado su propuesta de establecer una Red Ciudadana de Expertos –miembros y entidades de la sociedad civil– a la que la Ejecutiva pueda recurrir para asesorarse.

Además, ha abogado por «un proyecto más participativo y abierto» con medidas como el Área de Movilización y Participación, la Oficina del Afiliado, la «iniciativa legislativa popular naranja», mecanismos de rendición de cuentas de los cargos orgánicos ante los militantes y mayor participación sectorial con los grupos de trabajo.