La red de tráfico de jugadores de Quique Pina desvió 36 millones a Luxemburgo

El consejero delegado del Cádiz es un empresario del fútbol, pero también del negocio de las peluquerías

Pese a haber quedado en libertad antes del pasado fin de semana y acudir al último partido del Cádiz en Carranza frente al Lorca, los problemas no se han acabado para Quique Pina. Más bien lo contrario.

Foto: Cádiz CF

El consejero delegado del Cádiz y expresidente del Granada Club de Fútbol Quique Pina utilizaba junto a sus socios una empresa en Luxemburgo para canalizar fondos en la contratación de jugadores y reducir los pagos a la Hacienda española. La firma, llamada Fifteen Securisation SA, fue abierta en el principado en 2010 y cuenta con 36 millones de euros en activos.

La mayoría de esos fondos corresponden a operaciones de crédito con el propio Granada: préstamos para que el equipo comprara jugadores que, según la tesis de la Fiscalía, sirvieron para defraudar fuertes cantidades a la Hacienda española.

Ahora, los investigadores ponen el foco en fichajes como el del marroquí Yousfef El Arabi (el más caro en la historia del Granada) o Miguel Layun, el mexicano que actualmente juega en el Sevilla.

Pina es un empresario del fútbol, pero también de las peluquerías. El consejero delegado del Cádiz combina los negocios del balompié con una cadena de establecimientos de belleza low cost por diferentes ciudades de España, desde Logroño o Vitoria hasta Murcia, Granada o Marbella, donde estaba negociando una nueva adquisición.

Hasta el 24 de junio de 2010, Quique Pina fue un empresario de cierto éxito en el mundo del fútbol. Ese día se convirtió, formalmente, en una persona sin patrimonio visible ni empresas de su propiedad. Un ‘insolvente’ que, pese a todo, vive en una mansión, maneja coches de lujo y un yate.