La farmacéutica china Sinopharm tiene lista una nueva vacuna contra el Coronavirus. La empresa sanitaria ha anunciado que ha remitido a la Autoridad Estatal de Alimentación y Medicamentos la candidata de vacuna para prevenir el SARS-CoV-2. Además tener su aprobación para comenzar la comercialización.

Los medios chinos han explicado que la comercialización del antígeno es su prioridad. Y que publicará la información sobre la fase 3 de análisis clínicos; después de que hayan obtenido la aprobación por parte de las autoridades.

Un representante de Sinopharm aseguró que la farmacéutica ha recibido la información de los países que han estado realizando los análisis clínicos con la vacuna (entre ellos Argentina y Perú). Y que los resultados son positivos; pero que falta la autorización de las autoridades, que tienen que revisar los datos bajo «criterios estrictos».

Dos vacunas distintas

En estos momentos, Sinopharm desarrolla dos vacunas distintas; ambas de virus inactivo. Y ambas en puertas de superar la fase 3 de ensayos clínicos; una con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan. Y otra con el con el Instituto de Productos Biológicos de Pekín.

Las  dos vacunas de Sinopharm ya se están utilizando en China en casos especiales desde el pasado agosto, principalmente entre personal sanitario y militar; así como diplomáticos empleados en el extranjero, que ya han recibido su dosis.

La prensa china no especificó cuál de ellas fue remitida para su aprobación y la farmacéutica tampoco ha concretado cuánto podría demorar el proceso para conseguir la aprobación de las autoridades chinas.

Los ensayos clínicos de las vacunas de Sinopharm se han realizado en Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto, Jordania, Perú y Argentina.

China participa total o parcialmente en el desarrollo de 5 de las 10 vacunas para el Coronavirus que se encuentran en estos momentos en la última fase de ensayos clínicos.

Ensayos suspendidos previamente

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) decidía suspender hace dos semanas los ensayos de la vacuna china contra el Coronavirus tras reportarse un «incidente grave». La noticia fue notificada por el regulador de los estudios que se llevaban a cabo para comprobar la eficacia de las inoculaciones.

Según el medio local CBN, la interrupción se debe a la muerte de uno de los voluntarios que toman parte en el estudio de la CoronaVac en el país latinoamericano. El fallecido sería de nacionalidad brasileña y no padecía Coronavirus. Por otra parte, Anvisa indicó que un incidente adverso de la vacuna china puede incluir la muerte; efectos secundarios posiblemente fatales; una discapacidad grave; una hospitalización y otros «acontecimientos».

La medida contra la vacuna china contra el Coronavirus será por tiempo indefinido, hasta esclarecer las causas del deceso. Este tipo de suspensión está previsto por la normativa de Anvisa. Y es parte de los procedimientos establecidos en los estudios clínicos que se llevan a cabo en Brasil.

Participación de 9.000 voluntarios

En total, desde finales de julio, 9.000 profesionales del sector sanitario se han ofrecido como voluntarios para participar en la fase final de los ensayos clínicos de la vacuna Coronavac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech contra el Coronavirus.

En ese entonces, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, aseguró que en caso de que funcione la vacuna la fabricación comenzará en Brasil a principios de 2021. «Si tiene éxito, como esperamos tener en los ensayos; la vacuna será producida en el Instituto Butantan a comienzos del próximo año con más de 120 millones de dosis«, destacó.

Semanas atrás, el ministro de Sanidad del gigante suramericano, Eduardo Pazuello, anunció la compra de millones de dosis de CoronaVac. Será producida también por el Instituto brasileño Butantan.

Sin embargo, el presidente de la nación, Jair Bolsonaro, desacreditó las declaraciones del funcionario. «El pueblo brasileño no será conejillo de Indias de nadie», afirmó el mandatario en las redes, donde reiteró que Brasil no comprará la vacuna de China.

«Para mi Gobierno, cualquier vacuna, antes de ser administrada a la población, debe de ser comprobada científicamente por el Ministerio de Salud y certificada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa)», añadió Bolsonaro.