El Ayuntamiento de Córdoba ha publicado la lista definitiva de recintos que participarán en el concurso. La edición del Concurso de Patios de Córdoba se celebrará entre los días 8 y 18 de octubre.

El total de recintos admitidos es de 49 patios, clasificados en las modalidades de arquitectura moderna y arquitectura antigua. A ellos hay que sumarles otros dos recintos  dentro de la categoría de patios institucionales y emblemáticos.

La teniente de alcalde, Marián Aguilar, ha destacado «la importancia» de que la Fiesta de los Patios pueda celebrarse con toda seguridad.

Para ello, «se está ultimando un plan de seguridad que asegure el cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad de visitantes, controladores y cuidadores en esta edición».

De la misma manera, Aguilar ha señalado que «la celebración de la presente edición contribuye a la reactivación económica de la ciudad».

En este sentido, ha agradecido «el compromiso de los cuidadores que, en esta edición tan especial y atípica, abren las puertas de sus patios para las visitas», así como «el trabajo de los técnicos municipales que han desarrollado un importante esfuerzo para disfrutar de una de las grandes señas de identidad de la ciudad y hacerlo de forma segura».

Los patios, una tradición de siglos

Los Patios de Córdoba hacen referencia al afán de los vecinos de una casa por mantener una tradición que data de 1918, viene de mucho más atrás. Con el tiempo, esto se popularizó debido a la demanda de vivienda, llegando a lo que conocemos en la actualidad como casas de vecinos.

El patio propiamente dicho es uno de los elementos más tradicionales de la arquitectura de la zona mediterránea y con el paso de las culturas en Córdoba, este se ha ido enriqueciendo.

La cultura árabe también transforma los patios de las casas en lugares de encuentro social, por lo que el cuidado del detalle se convierte en esencial en una cultura que prestaba tanta atención a las pequeñas cosas.

A la llegada de la cristiandad a Córdoba, se importan aspectos de la cultura que reinaba al norte, los edificios de dos plantas. Con el tiempo, esto se popularizó debido a la demanda de vivienda, llegando a lo que conocemos en la actualidad como casas de vecinos.