Este tiempo de pandemia trae consigo la incertidumbre en muchos ámbitos. También para los cofrades y hermandades. Los cofrades se preguntan, por activa y por pasiva, si habrá Semana Santa con cofradías en la calle o no de cara al próximo año 2021. Las perspectivas no son halagüeñas en este sentido. Las autoridades sanitarias dictan la evitación de las grandes aglomeraciones. De otro lado, fórmulas alternativas, tan anheladas, por el momento tampoco parecen solucionar la actual situación de gravísima crisis sanitaria que padece la sociedad.

Afortunadamente los presidentes de los Consejos locales de Hermandades ya han empezado a contactar para al menos poner sobre la mesa, de entrada, un análisis de la situación. Y, seguidamente, el necesario estudio pormenorizado de un trabajo de conjunto que pulse el escenario real de una Semana Santa 2021. En un caso o en otro, también será histórica, por diferente.

Lo cofrades han demostrado iniciativa y paciencia durante las semanas más duras de la pandemia del coronavirus. Y así debe seguir siendo. De otro lado están las manifestaciones públicas de Fe fuera de la fecha de la propia Semana Santa.

Este asunto está candente en los mentideros cofrades. Es tema muy debatido en estos días. El Consejo de la Unión de Hermandades de Jerez, presidido por Dionisio Díaz, ha emitido un comunicado oficial cuyo contenido literal es el siguiente:

“Desde la Unión de Hermandades de Jerez queremos mostrar nuestro apoyo incondicional a todas las Hermandades y a la religiosidad popular en general y de nuestra ciudad en particular, de la que somos punta de lanza en la evangelización”.

El fin primordial es el culto

“La caridad es uno de nuestros fines. Pero el fin primordial es el culto, y para las cofradías el culto público es su razón de existir. El culto público está recogido en nuestros derechos constitucionales como uno de los garantes de la Libertad y la Igualdad entre los ciudadanos, así como el derecho a la libertad de expresión y manifestación pública de personas e ideas o creencias”.

“Cuando los teatros y cines, los campos de fútbol y otras muchas actividades abren sus puertas, no entendemos cómo aún no se pueden celebrar manifestaciones de Fe en la calle con las medidas de seguridad pertinentes y sí otras manifestaciones o actos de diferente índole”.

“Las Hermandades, conscientes y responsables con la realidad, han demostrado durante este tiempo su buen hacer, incluso antes de la legislación gubernamental por el Covid-19. La Iglesia en general lleva un estricto control en las misas donde se mantiene el distanciamiento social; mascarillas obligatorias; gel hidroalcohólico; y todo cuanto emana de la legislación vigente”.

Actos en torno al Día de la Merced

En otro orden de cosas la Unión de Hermandades ha respaldado estos días atrás el apoyo de los cofrades jerezanos a los actos convocados con motivo de la Festividad de la Virgen de la Merced, patrona de la ciudad. Una fecha señalada en el calendario tradicional local que sin embargo, por razones obvias, este año ha sido diferente.

La imposibilidad de la procesión con la Virgen por las calles de la ciudad ha propiciado en cambio una serie de iniciativas. Entre ellas, la gran visita y ofrenda floral que durante la tarde y la noche de este pasado jueves 24 protagonizaron los jerezanos en general y muy particularmente todas las cofradías de la ciudad en particular. También los cofrades han asistido a la concurrida Novena que de nuevo ha llenado de devotos, cada día, la Basílica de la Merced.

La Unión de Hermandades publica en su página web que el Consejo “asistió el día 23 a la tradicional misa de descensión de la Virgen de la Merced que, como pascua mercedaria, acoge el comienzo del día de la patrona de todos los jerezanos”.