La Comunidad de Madrid está estudiando extender el cierre de bares y restaurantes a las 22 horas, que ahora se aplica en las zonas que tienen restringida la movilidad, a toda la región.

Esta medida se aplicaría en el caso de que no se pudiesen «contener» los contagios en la autonomía, si bien desde el Gobierno regional insisten en que no conviene «especular para no generar zozobra».

Así lo ha señalado este viernes el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, en la que ha insistido en que restringir la movilidad en las zonas afectadas no busca «un toque de queda», sino que se trata de generar «circunstancias» para que la población limite al máximo sus interrelaciones sociales.

López ha señalado que no se quiere «encerrar» a los ciudadanos en sus casas, sino generar una situación que aconseje estar en casa. «No hablamos de toque de queda sino que se trata de relacionarnos lo menos posible». A esto ha añadido que la autoridad sanitaria está estudiando extender ese límite, si bien dice que conviene no especular con ello.

Además, ha recalcado que desde la Comunidad de Madrid son «conscientes» de la dificultad que entrañan las restricciones a la movilidad y ha indicado a renglón seguido que «lo importante es que se tenga la filosofía de esa medida». «Estamos intentando que zonas con máximo impacto del virus disminuyan drásticamente el nivel de interrelación social», ha dicho.

El cierre de bares y confinamiento de zonas «no son un capricho»

López ha querido lanzar un mensaje de «tranquilidad» y de «paciencia» a la población, indicando que esas restricciones, que suponen una barrera entre barrios, no son «caprichosas».

«Queremos que ese trabajador que sale vaya solo a trabajar y a llevar a sus hijos al colegio», ha subrayado. «Tomar un café o ir a un restaurante no es necesario. No se cierran barrios por manías, sino por los datos», ha insistido.

Sobre si se descarta un confinamiento total, ha recordado que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recomendado «confinamientos selectivos». «Si no contenemos la pandemia y empieza a aumentar habrá que ir extendiendo las limitaciones a una gran parte de la región y eso no queremos. Queremos evitar el cierre. Estoy convencido que con medidas sanitarias, de Salud Pública y con la responsabilidad de los ciudadanos lo vamos a conseguir», ha aseverado.