La Policía ha detenido al autor principal del ataque con arma blanca hacia dos periodistas en las inmediaciones de la antigua sede de ‘Charlie Hebdo’. El semanario francés es famoso por sus controvertidas caricaturas de Mahoma y por haber sido objeto de un atentado terrorista en enero de 2015.

El primer arresto se ha producido en las inmediaciones de la plaza de la Bastilla. Se trataría de un hombre que llevaba las ropas ensangrentadas. Si bien su perfil no coincidía con el del atacante, según France Info, que cita fuentes policiales. Posteriormente, se ha procedido al arresto de un segundo sospechoso en las inmediaciones de la estación de metro de Richard Lenoir. En esta zona se ha encontrado también el presunto arma, un cuchillo carnicero con el que atacó a los periodistas.

Según ha contado desde el lugar de los hechos el jefe de la Fiscalía Antiterrorista, Jean-François Ricard, «el autor principal ha sido detenido, está bajo arresto provisional».

El autor de los hechos sería un paquistaní de 18 años, según el diario ‘Le Figaro’, que hasta ahora no estaba en el radar de los servicios especializados. Por lo que se refiere al segundo sospechoso, su arresto se ha producido porque aparece en un vídeo de seguridad junto al agresor.

Aunque inicialmente se ha informado de cuatro heridos, finalmente son dos. Ambos, un hombre y una mujer, son periodistas que trabajan para la agencia de noticias Premieres Lignes. Según el diario ‘Libération’, el primero de los ataques ha tenido lugar ante el fresco que rinde homenaje a los dibujantes de la revista y la víctima sería una mujer.

Investigación antiterrorista

La Fiscalía Antiterrorista se ha hecho cargo ya de la investigación por «intento de asesinato en relación con una empresa terrorista».

Según ha explicado Ricard, la decisión de abrir una investigación por terrorismo se ha tomado por «la localización de los hechos» y «el momento en que se han producido» ya que está en curso el juicio por el atentado de 2015 y «la materialización de los hechos, con la voluntad manifiesta del autor de atentar contra la vida de dos personas a las que desconocía».

Como resultado de lo ocurrido, el alcalde del distrito central de París ha procedido temporalmente al cierre de los centros escolares que se encuentran en la zona, lo que ha dejado a miles de estudiantes confinados en los mismos como medida de precaución, si bien posteriormente se ha levantado la restricción y los padres han podido acudir a recoger a sus hijos.