La Policía Nacional ha detenido a un hombre acusado de agredir violentamente a un celador del Hospital San Agustín de Linares (Jaén). Al mismo, le ha llegado a fracturar dos huesos de la nariz tras propinarle un cabezazo.

Según ha informado la Policía Nacional, el suceso ha tenido lugar a primera hora de este viernes 25 de septiembre. En ese momento, se recibió una llamada en la Sala Operativa del 091 alertando sobre un individuo que había llegado al área de urgencias del Hospital de Linares.

El mismo se encontraba en un estado de gran agitación y gritando de forma descontrolada. Asimismo, llegó a enfrentarse verbalmente y de forma violenta al personal sanitario.

Hasta el Hospital acudieron varias dotaciones de la Policía Nacional. Estas comprobaron, a su llegada, que el presunto autor de los hechos se encontraba neutralizado y retenido. Los agentes comprobaron como uno de los celadores del área de urgencias presentaba una gran cantidad de sangre en el rostro.

Tanto el celador herido, que ha precisado puntos de sutura, como testigos presenciales, indicaron a la Policía Nacional que el arrestado le había propinado un fuerte cabezazo en la nariz; lo que le provocó la fractura de dos huesos, además de una hemorragia.

«Absoluto rechazo» del Colegio de Enfermería

Por su parte, el Colegio Oficial de Enfermería de Jaén ha mostrado su «condena y absoluto rechazo» a un nuevo episodio de agresiones a sanitarios; en esta ocasión, a un celador del servicio de Urgencias del Hospital San Agustín de Linares.

El presidente de la institución, José Francisco Lendínez, ha trasladado todo su apoyo y el de esta entidad al trabajador; que la pasada madrugada sufrió una agresión física y verbal en el referido centro sanitario.

«Es inadmisible que los profesionales que están velando y cuidando de la salud de los ciudadanos, que se exponen continuamente en esta pandemia, sufran este tipo de conductas por parte de los usuarios. Necesitamos más medidas de protección y, por supuesto, aumentar los recursos humanos», ha manifestado.

Además, el máximo responsable del Colegio de Enfermería jiennense ha hecho hincapié en que las agresiones físicas contra los profesionales sanitarios son consideradas delito de atentado.