El Guadalcacín rescata un punto en el descuento 

El equipo local mereció más ante el Atlético Espeleño, aunque se tuvo que conformar con un empate in extremis

Volvía el Guadalcacín al Antonio Fernández Marchán tras la derrota abultada sufrida la semana pasada en Arcos. El equipo se enfrentaba al Atlético Espeleño, un rival que hace unos quince días le endosó un 1-5 al equipo arcense, que rompió la imbatibilidad del equipo de Guadalcacín.

El partido no comenzó con buenas noticias en el equipo visitante, ya que los cordobeses tuvieron que realizar dos sustituciones por lesión antes de cumplir la media hora de juego. El Guadalcacín fue el primero en avisar, con un ocasión clara para Canty, que aprovechó un saque de banda largo de Álvaro desde la derecha.

Tuvo varios acercamientos más el equipo local, que en una combinación entre Rosillo y Álvaro se acercó al área cordobesa, pero no llego a inquietar al meta. Justo antes de llegar al descanso, Adri lanzó una falta que golpeo en la barrera. El Guadalcacín lo intentó, pero se cumplieron los primeros 45 minutos con 0-0.

En la segunda parte no cambió el guión, y el equipo de Alberto Vázquez seguía siendo superior. Luis disparó desde la frontal, pero el meta Adrián atajó sin problemas. Canty tras una buena jugada individual, tuvo una gran oportunidad que fue despejada por la defensa y estuvo a punto de colarse en la portería del Espeleño.

A falta de 15 minutos, en su primera ocasión clara, el Atlético Espeleño se adelantó en el marcador con un gol de Pedro, que aprovecho el centro de Adriano desde la izquierda para marcar de cabeza. A pesar de situarse 0-1, el Guadalcacín no bajó los brazos.

Rosillo gozó de dos claras oportunidad de gol. Primero un balón a la espalda de la defensa que el delantero controló, pero su tiro fue repelido por el larguero. La segunda fue un mano a mano contra el meta cordobés, que con el cuerpo logró parar el tiro del jugador azulino.

Al partido se le acababa el tiempo y el Guadalcacín, a pesar de ser superior a su rival, caía por 0-1. Ya metidos en el tiempo de alargue, Rosales fue el encargado de botar una falta a la altura del centro del campo, que fue rechazada por la defensa y le cayó a Adri, que disparó con la zurda, siendo finalmente Canty el que se encuentra la pelota, y la introduce en la portería para llevar el delirio a la grada.

Finalmente, el partido acababa con un empate que se queda corto para los pupilos de Alberto Vázquez, que mereció más. Tras el traspiés de Arcos, el equipo vuelve a sumar puntos y ya piensa en su próximo compromiso en Los Barrios.