El Coronavirus centra la tradicional ofrenda al apóstol Santiago

Es necesario «mantenerse prudentes ante el virus» y preservar la «unidad» para afrontar sus «consecuencias sociales y económicas»

La emergencia sanitaria de la Covid-19 ha centrado este sábado la tradicional Ofrenda al Apóstol Santiago, en la que el rey Felipe VI ha recordado a las «miles de víctimas» de la pandemia y ha elogiado el «impagable sacrificio de los ciudadanos» que, ha añadido, deben mantener la «unidad» para «afrontar las consecuencias sociales y económicas» que todavía restan del Coronavirus.

El monarca ha presidido, junto con la reina Letizia, la tradicional Ofrenda que cada 25 de julio se realiza al Apóstol Santiago y que, en esta ocasión, ha querido hacer personalmente.

Has sido en el marco de un acto diferente tanto por las medidas de protección derivadas de la pandemia de la Covid-19 como por la propia ubicación.

Un año más, la celebración ha tenido lugar en la Iglesia de San Martiño Pinario a causa de las obras en la Catedral, y, en esta ocasión, no ha contado con el tradicional saludo a las autoridades ni pase de revista a las tropas en el Obradoiro.

Además, la Covid-19 también ha estado presente en la propia Ofrenda que ha realizado el Rey, en la que ha elogiado la capacidad de los españoles para «dar respuesta a los desafíos» como este.

Felipe VI ha admitido que las problemáticas a las que se enfrenta ahora España «son enormes» y «no solo afectan a la salud o a la economía», si no «también a la confianza de las personas en el futuro que, para muchos, puede dejar de ser un hogar acogedor para convertirse en un horizonte incierto».