Aqualand Bahía de Cádiz ya tiene fecha de reapertura

La reapertura tendrá lugar el próximo 17 de julio con numerosas medidas y nuevos protocolos de seguridad 

El parque acuático Aqualand Bahía de Cádiz, situado en la localidad de El Puerto de Santa María, volverá a abrir sus puertas el 17 de julio con medidas y protocolos establecidos, siguiendo las normas de seguridad decretadas por el Gobierno, tras la crisis sanitaria que ha provocado que estas instalaciones abran al público casi un mes más tarde de lo que lo suele hacer normalmente.

Según ha informado el parque a través de su página web, para minimizar los riesgos de infección por Covid-19, se han establecido una serie de medidas y procedimientos, que se irán actualizando dependiendo de la evolución de la situación y las directrices marcadas por las autoridades.

Así, desde Aqualand han dado recomendaciones previas a la visita, como evitar acudir al parque si se tiene fiebre, se muestran síntomas similares a los asociados con el Covid-19 o si se padecen enfermedades crónicas que aumenten la probabilidad de riesgo.

Asimismo, cualquier persona que desarrolle síntomas de enfermedad durante su visita deberá comunicarlo al personal del parque y seguir los protocolos establecidos. Por su parte, las personas pertenecientes a un grupo de riesgo deberán adoptar medidas de seguridad adicionales.

Para reducir la manipulación de efectivo, desde Aqualand han sugerido el pago con tarjeta cuando sea posible, así como la compra de las entradas online, ya que ante un eventual limite del aforo permitido es posible que el parque no pueda garantizar la venta de entradas en taquilla para el mismo día.

Advertisement

Por otro lado, han recomendado también seguir las buenas prácticas de higiene para evitar la propagación de infecciones durante la visita: lavarse las manos con frecuencia, evitar tocarse la cara, mantener el distanciamiento social y toser o estornudar cubriéndose con el codo.

No obstante, según han recordado, al visitar el parque el cliente asume los posibles riesgos de estar en espacios públicos con otras personas y acepta que tiene la responsabilidad de cumplir las normas establecidas, como respetar las indicaciones del personal, carteles, marcas en el suelo y megafonía en todo momento, o el uso obligatorio de mascarilla para acceder al parque y en todos los lugares donde no es posible respetar la distancia social.

En áreas concurridas y zonas de espera se han establecido marcas en el suelo para asegurar el distanciamiento social, y se han creado circuitos de entrada y salida en algunos puntos del parque para evitar la aglomeración de personas. Según han advertido, algunos de los servicios comunes podrían verse limitados o cerrados, tales como consignas, vestuarios o duchas, con el fin de minimizar los riesgos de contagio.

Desde el parque han asegurado que se proporcionarán dispensadores de gel hidroalcohólico en los puntos donde los visitantes deben desinfectarse las manos, y los aseos disponen de agua y jabón desinfectante. Además, se ha aumentado la frecuencia de limpieza y desinfección de áreas específicas y puntos de contacto.

Respecto a las atracciones, se indicará el aforo máximo de cada superficie acuática mediante cartelería y los usuarios deberán seguir las indicaciones del personal para el acceso a las mismas. Todos los niños menores de 14 años deberán ir acompañados de sus responsables, quienes garantizarán que cumplen con las normas de distancia social con el resto de los usuarios.

Los restaurantes, tiendas y atracciones abrirán en función del aforo y la previsión de público diaria para dar un servicio acorde a la demanda, y se prohíbe acceder a ellos descalzo, así como al resto de las zonas comunes. Los servicios de alquiler de hamacas o flotadores estarán disponibles aplicándose el adecuado protocolo de desinfección y limpieza. Se recomienda el uso de flotadores dobles por miembros de la misma unidad familiar.

Por último, desde Aqualand han advertido que pueden producirse cambios en la programación y aperturas por motivos técnicos y operativos, y retrasos en algunas atracciones debido a la realización de los procedimientos de seguridad.