Primera lista confirmada para el cabildo de elecciones del Santo Entierro

La convocatoria con las urnas tendrá lugar el próximo día 29 de junio

La hermandad del Santo Entierro tendrá nueva junta de gobierno el próximo día 29 de junio si todo transcurre con normalidad. Tras la anunciada marcha de Fernando Malines, su contrincante en el cabildo de hace dos años, Fernando Díaz, ha comunicado oficialmente que encabezará una candidatura para regir los designios de la cofradía durante los próximos cuatro años.

La Virgen de la Soledad, ya recogida en su templo.

Díaz ha confirmado a través de una misiva que «tengo el honor de hacer pública mi intención de encabezar una candidatura en las próximas elecciones de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo, de Cádiz, que se celebrarán el próximo 29 de junio».

El escrito aclara que «esta candidatura ha dado un paso al frente por el amor a nuestros titulares, con idea de un compromiso profundo por Ella y por Él desde el trabajo en silencio. Humildad, respeto, responsabilidad, servicio, ilusión y lealtad son los valores que nos mueven para que la hermandad logre los objetivos que se marque. Esta decisión, estrictamente personal, ejercitada con absoluta libertad y muy meditada, la comuniqué hace algunas semanas al director espiritual. A partir de ese momento están siendo numerosos los apoyos que recibo de muchos hermanos de la corporación y de cofrades de la ciudad».

Díaz concluye matizando que «he tenido la suerte de emprender esta ilusionante etapa con un grupo humano que solo persigue el protagonismo para Nuestra Señora de la Soledad y Nuestro Yacente del Santo Entierro. Todos nos hemos puesto a las plantas de Nuestra Madre para ofrecernos a su servicio, en mi caso con la responsabilidad máxima, y que Ella nos guíe y nos acompañe. Queremos una hermandad por y para todos, fuerte y unida, y como reflejan los principios de nuestros estatutos, el fin primordial es dar el mayor culto posible a las sagradas imágenes de nuestros titulares para que revistan el esplendor y la suntuosidad que merecen, dentro de las normas de la liturgia católica, así como ejercer la caridad como una pata fundamental del proyecto».