El PSOE estudia una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy

La Ejecutiva Federal de Partido Socialista se reúne de urgencia tras el fallo del caso Gürtel

Una vez conocida la sentencia del caso Gürtel – la cual condena al PP como partícipe a título lucrativo de esta trama de corrupción – la Ejecutiva Federal del PSOE se reúne de urgencia para acordar si se presenta una moción de censura contra el presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

La mayor parte de los integrantes de la Ejecutiva Federal del Partido Socialista, compuesta por unas cincuenta personas, están a favor de son dar este paso al considerar que no se puede mantener en el Gobierno un partido condenado por corrupción.

Tras la sentencia del caso Gürtel las reacciones no pararon de llegar por parte de secciones socialista, defendiendo la posibilidad de convocar moción de censura. La primera en hablar públicamente fue la secretaria general del PSOE de Navarra, María Chivite.

A través de su cuenta en Twitter, reveló que le había transmitido a Sánchez que considera «inasumible en un sistema democrático tener al frente del gobierno a un partido condenado por corrupción». «Necesitamos represtigiar las instituciones, fortalecer la democracia. #Mociondecensura», esbozaba en la red social.

Horas más tarde hablaba, también en Twitter, la presidenta de Baleares, Francina Armengol. «La sentencia de la Gürtel acredita la corrupción sistematizada en el PP durante décadas. España no merece ser gobernada por un partido condenado por corrupción», escribía sin referirse explícitamente a la moción».

En la noche del jueves 24 de mayo también el secretario general del PSOE de Asturias, Adrián Barbón, se ha mostrado partidario de una moción de censura contra el presidente del Gobierno. «Creo que es la hora de presentar la moción de censura. Todo mi apoyo para que así sea. Está en juego la dignidad del país», ha defendido en su cuenta de Twitter.

El primero en saltar a la palestra fue la dirección del partido, a través de un comunicado en el que etiquetaba de «inaceptable» la rspuesta del Gobierno y del PP a la sentencia del caso, que «implica políticamente» a Rajoy.

Tras conocer el fallo, Moncloa subrayó que los hechos a los que se refiere el fallo «no afectan en modo alguno» al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy, mientras que el coordinador general del Partido Popular, Fernando Martínez-Maillo, tildaba la sentencia de «equivocada y errónea».

La sentencia del juicio de la primera época de la trama Gürtel, que ha condenado a 351 años de cárcel a 29 de los 37 acusados, considera probado que entre los años 1999 y 2005 el grupo de empresas de Francisco Correa y el PP tejió en diferentes territorios una «estructura de colaboración estable» que llevó a un «auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local».

El fallo condena al PP como partícipe a título lucrativo a pagar 245.000 euros por las actividades de la trama Gürtel realizadas en los municipios madrileños de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón al considerar que produjo un «enriquecimiento ilícito al partido político en perjuicio de los intereses del Estado».

Pero además, la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dice en su fallo que no considera «verosímil» y cuestiona la «credibilidad» del testimonio que ofreció durante el juicio Rajoy, cuando negó pagos en B por parte del extesorero Luis Bárcenas.