¿Una receta ideal para este tiempo de confinamiento?

Proponemos una recomendación gastronómica que es escudo contra las infecciones

A nadie escapa que la gastronomía en tiempos de confinamiento se reviste de una doble importancia: por un lado la necesidad de equilibrar la dieta durante esta extraña etapa tan tendente al permanente reposo y al sedentarismo y, de otro, el beneficio de meterse de lleno en el noble arte de cocinar (y hacerlo además en familia como método de enseñanza y aprendizaje). Desde esta oferta informativa de MIRA iremos proponiendo algunas recetas ideales para este encierro del todo necesario para el bien común.

Proponemos en esta ocasión una receta la mar de saludable: lentejas a la marinera. Vaya por delante que las legumbres son uno de los tesoros nutricionales más preciados. Más recomendados. Mejor valorados. Aparte de su versatilidad, aporta muchísimos beneficios para nuestra salud -incluida la intestinal, que se puede resentir por la falta de actividad física-. Así que las lentejas en todo su recetario es una apuesta sobre seguro. Una apuesta a caballo ganador.

Debe cuidarse muy mucho, insistimos, la dieta equilibrada. Estar encerrados en casa propicia ciertos descuidos. Y uno de ellos es comer de manera compulsiva. A mayor abundamiento la dieta variada -y subrayamos otra vez: equilibrada- constituye una armadura contra las infecciones. Es palabra de los especialistas de la Sociedad Internacional de Inmunonutrición (ISIN).

Pescados, verduras, legumbres son las tres patas de un banco de alimentos ideal en este caso. Una recomendación absolutamente recomendable. Todo aderezado con su chorreón de aceite de oliva. De modo que las lentejas a la marinera es una receta top. Rica en fibra, en minerales, en antioxidantes, proteínas y minerales. Y un sabor para chuparse los dedos.

Ingredientes: 250 g de lentejas, 2 tomates, 1 cebolla, 1 pimiento verde mediano, ½ pimiento rojo, 2 sepias pequeñas (pueden ser congeladas), fumet de pescado, aceite de oliva, sal y una hoja de laurel. Preparación: poner las lentejas a remojo con abundante agua fría, picar la cebolla bien fina y cortar los pimientos en cuadraditos…En una cacerola ancha, calentar un poco de aceite y sofreír la sepia cortada en cuadrados no muy grandes.

Echarle mucho cariño a todo. Y pasión: cuando esté dorada, bien dorada, retirar la sepia con una espumadera y reservar. En ese aceite, sofreír la cebolla y el pimiento a fuego lento. Entretanto se hacen la cebolla y el pimiento, escaldar los tomates, pelarlos y quitar las semillas. Cortar en trocitos y añadirlos al sofrito. La visión de la elaboración ya nos propone una panorámica deliciosa. Dejar reducir el tomate removiendo y cuando esté casi listo, volver a incorporar la sepia. Añadir las lentejas escurridas a la cacerola con una hoja de laurel. El resultado será espectacular. ¿Vosotros gustan?

Foto: Unsplash/@stevetsang.

  • Cubrir con el fumet (si no tienes, con agua, aunque estará menos sabroso) y subir el fuego para que empiece a hervir. Probar punto de sal.
  • Bajar el fuego y dejar cocer unos 45 minutos (o una hora).
  • Dejar reposar 10 minutos antes de servir.

Sugerencia

  • Acompaña con unas guindillas en vinagre.
  • También puedes utilizar pulpo en lugar de sepia. El resultado es espectacular.