¿Cómo repercute la pandemia de coronavirus en el mundo taurino?

En Sevilla la temporada taurina ha quedado suspendida al menos hasta el próximo mes de septiembre

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, dictado por el Ministerio de la Presidencia, incluye la Tauromaquia entre los espectáculos públicos afectados por la crisis del coronavirus.

En el punto 3 de su artículo 10 (“Medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial, equipamientos culturales, establecimientos y actividades recreativos, actividades de hostelería y restauración, y otras adicionales”) dice que “Se suspende la apertura al público… de los locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos… indicados en el anexo del presente real decreto”.

En el punto 5 dice que “Se suspenden asimismo las… fiestas populares”. En el Anexo “Relación de equipamientos y actividades cuya apertura al público queda suspendida con arreglo a lo dispuesto en el artículo 10” figuran, dentro de una amplia lista, los epígrafes “Espectáculos públicos” y “Plazas, recintos e instalaciones taurinas”. Esperemos que la tauromaquia, como sector cultural afectado, sea tenida en cuenta en las medidas económicas que adopte el Gobierno a la hora de hacer frente a la situación de crisis que atraviesa el país.

Como consecuencia de la pandemia del coronavirus y del estado de alarma decretado, en Sevilla la temporada taurina ha quedado suspendida al menos hasta el próximo mes de septiembre, tras la decisión del Ayuntamiento de cancelar la Feria de Abril. El empresario Ramón Valencia, representante de la empresa Pagés, ha anunciado que la intención ahora es recuperar los festejos que se perderán durante estas semanas en el próximo mes de septiembre, coincidiendo con la feria de San Miguel.

Así, quedan suspendidos el festejo del Domingo de Resurrección (12 de abril) en el que iban a reaparecer Alejandro Talavante y el peruano Roca Rey; la corrida de preferia del domingo 19 de abril y las doce tardes que iban a componer el serial, que iba a discurrir entre el 22 de abril y el 3 de mayo. Por su parte, las ferias taurinas de La Magdalena, en Castellón, y Las Fallas, en Valencia, han tenido que ser suspendidas por la misma razón.

El Ayuntamiento de Jerez de la Frontera ha comunicado que la Feria del Caballo 2020,debido a la crisis sanitaria, se celebrará entre el 10 y el 17 de octubre, haciéndola coincidir con la Fiesta Nacional del 12 de octubre. En esta Feria del Caballo estaba previsto organizar una corrida concurso en mano a mano de Morante de la Puebla y El Juli, con toros de Fermín Bohórquez, Torrestrella, Fuente Ymbro, Jandilla, Santiago Domecq y Zalduendo.

Además, en la provincia de Cádiz, había previstos festejos que también han sido suspendidos; así, en Ubrique, la empresa Reyma tenía anunciada el 28 de marzo una corrida con ganado de Núñez del Cuvillo para Enrique Ponce y Daniel Crespo, mano a mano; en Alcalá de los Gazules, la empresa Puerta Grande Granada había organizado un festival taurino el mismo 28 de marzo, con novillos de Fermín Bohórquez para el rejoneador Alexis Navarro, el diestro Jesulín de Ubrique y el novillero Manuel Vera; en Villaluenga del Rosario estaba programada para el 4 de abril, con motivo de la Feria del Queso, una corrida de toros mixta con ganado de Marcelino Acosta y Juan Pedro Domecq para los rejoneadores Leonardo Hernández y Lea Vicens, junto al matador de toros Salvador Cortés y el novillero Ignacio Bonmati; en Zahara de los Atunes iba a ser escenario el 11 de abril del festival de la familia Rivera, con los nombres de Rivera Ordóñez, Canales Rivera, Miguel Ángel Perera, Cayetano y el novillero Víctor Barroso, ante reses de distintas ganaderías. La suspensiones alcanzan a las entidades sociales, como la Peña Museo Galloso, de El Puerto de Santa María, que ha aplazado sin fecha el acto programado para el 20 de marzo con motivo de su cincuentenario, a la Asociación “De Sal y Oro”, de la misma ciudad, que ha aplazado tanto la misa de bendición de temporada que estaba prevista para el 19 de marzo como la convivencia que estaba prevista para el 4 de abril.

Terminamos. El ganadero Javier Núñez, que regenta la ganadería de La Palmosilla (que pasta en Tarifa), ha utilizado su cuenta de Twitter para aclarar algunos puntos a los desconocedores de la materia taurina en estos tiempos de coronavirus.

Javier Núñez, ganadero de La Palmosilla, posa para un retrato. PABLO LASAOSA

En un tweet dice lo siguiente: “He visto algún tuit de animalistas alegrándose de la suspensión de las primeras ferias de la temporada por el coronavirus, dicen que gracias a él se salvará la vida de los toros…” Nada más lejos de la realidad, continúa mientras pone un vídeo sobre su ganadería. 1.140 cabezas de ganado componen La Palmosilla.

“La supervivencia de todas ellas depende de que se lidien los 72 toros que tenemos preparados para este año. Es decir, cada toro soporta la vida de 15 animales. El 6,3% de toros (que han vivido libremente cuatro años) soporta al resto de la ganadería. Si incluimos como fuente de ingresos (poco significativa) la lidia de novillos y las vacas de desecho (que van al matadero) el número de animales sacrificados para mantener al resto es de 11,6%. Si los 72 toros no se pueden lidiar en plazas de toros tendremos que reducir las cabezas de ganado de forma drástica, lo que supone además una pérdida de genética tan grande que lleva a la extinción de la ganadería a medio plazo” Se buscarán alternativas agrícolas a la ganadería y supondría una pérdida irreparable para la biodiversidad. Por supuesto, se perderían un montón de puestos de trabajo en el entorno rural, tanto directos como indirectos. “Ya no serían necesarios los 22 caballos, los 17 bueyes, los 14 perros y los gatos que viven gracias a la lidia de los toros. ¡Todo desaparece si no hay corridas de toros, todo!”

Y remata diciendo: “¿En serio os llamáis amigos de los animales? ¿Os atrevéis a decir que os importan los animales? Si alguno contesta que sí, que pase por caja por favor”. Este hilo de Twitter ha tenido una gran repercusión y son muchos los que aplauden la exposición del ganadero. Recogemos sólo dos, a modo de ejemplo. Uno dice: “Brutal. Enhorabuena por el twit tan didáctico, realista y esclarecedor. Lo triste es que a la gente a la que usted dirige este twit no le enseñaron a reflexionar ni a tener empatía”. Otro responde: “Muchas gracias por la explicación. El problema es que, de lo buena que es, esa gente dirá que es mentira”.