La que fuera portavoz parlamentaria del PP hasta el pasado verano, Cayetana Álvarez de Toledo, ha asegurado que, al igual que ella, otros diputados del PP eran partidarios de abstenerse en la moción de censura de Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez e incluso de apoyarla.

«Un grupo parlamentario no es un ejército de clones ni una secta«, ha respondido Álvarez de Toledo, quien ha desvelado que «claro» que otros compañeros eran más proclives a abstenerse que a rechazar la moción de censura. E incluso algunos abogaban por respaldarla.

Otra cosa, según ha recalcado, es que, tras escuchar los discursos del líder de Vox, Santiago Abascal o la «brillantísima» intervención del líder del PP, Pablo Casado, pudieran cambiar o no de opinión.

Censura el tono de Casado contra Abascal

En todo caso, ha insistido sobre lo que ya expresó el pasado jueves, esto es, que la abstención hubiera sido la mejor posición a adoptar ante la moción de Abascal para que el PP no avalara con sus votos la continuidad del Gobierno de Pedro Sánchez.

«La abstención reflejaba la voluntad del PP de representar y reconstruir todo ese gran espacio del constitucionalismo, pero el partido decidió lo contrario. Y yo he acatado», ha manifestado la diputada ‘popular’, quien no aclara si el PP se ha equivocado con su posición; pero sí que la apuesta de su líder tiene «riesgos».

Y es que, a su juicio, que Casado fuera «extremadamente duro» que con Abascal en lo personal. Y el rechazo a su moción pueden suponer «la voladura de los puentes del PP» con los votantes de Vox cuando, frente al «enorme» desafío que plantean el Gobierno y sus socios al sistema constitucional. Lo que hace falta es «la reagrupación del espacio de la razón». Esto incluye a personas de centro derecha, liberales, conservadores y socialdemócratas y a esos «millones» de votantes del PP que se fueron a Vox.

Con todo, Álvarez de Toledo asegura sentirse «cómoda» en el PP porque se siente representada en la «mayoría» de las decisiones aunque «nunca en todas». «A veces uno discrepa gravemente de las decisiones que se toman. Sin embargo la libertad de expresión es perfectamente compatible con la disciplina y la lealtad a un proyecto común», ha defendido.

En este punto, ha vuelto a lamentar que en una decisión de tanta trascendencia como la de la moción el PP no deliberara con sus diputados y que éstos sólo pudieran opinar, como ella, hizo en la reunión que Casado tuvo con el grupo parlamentario tras la moción. «Mi voz es mía, siempre, y mi voto es del partido, casi siempre», ha dicho para resumir su posición.

Casado en la moción de censura

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado que el Grupo Popular votaba «no» a la moción de censura de Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Una iniciativa de «impostura» que les lleva a «perder el tiempo» en plena oleada de Coronavirus. A su entender, Vox «es parte del bloque de la ruptura» con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

«Le diré claramente lo que es esta moción. Es una mentira más de Vox para que Sánchez siga en la Moncloa». El líder del PP ha proclamado un duro discurso contra el partido de Santiago Abascal; al que ha acusado de «jugar al mismo juego» que Pedro Sánchez aunque «lo juegue al otro lado del campo».

Es más, Casado ha afirmado que Vox es «la derecha que más le gusta a la izquierda». «Hoy se censura a sí mismo», ha recalcado. Además, ha recriminado a Abascal sus ataques al PP, el partido en el que ha militado tantos años aunque «ya haya cambiado de chaqueta».

El líder del PP ha recalcado que Abascal ha hecho la «misma trampa». Y ha cometido el «mismo fraude» que Pedro Sánchez porque ha puesto a los españoles en manos del actual Gobierno. Todo por rechazar la unión del centro-derecha antes de las elecciones. A su entender, ese comportamiento le hace «colaborador necesario» del Ejecutivo de Sánchez; «el peor en 40 años», al «regalarle» la victoria con la fragmentación electoral.

Tras asegurar que PP y Vox «no son equiparables» y son «muchas las diferencias», Casado ha confirmado que el Grupo Popular votará ‘no’ a su moción de censura. «Votaremos ‘no’ porque decimos «no» a la ruptura que usted busca y a la polarización que usted busca como Sánchez. No a esa España a garrotazos en blanco y negro de trincheras, ira y medio», ha aseverado.