El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha advertido de que el Gobierno pretende «dar la puntilla al sector del turismo con su dejadez». Ha exigido un cambio de estrategia «de inmediato y que se pidan ayudas europeas para auxiliar a esta industria».

Así lo ha indicado Salado después de conocer que a día de hoy el Ejecutivo central no ha solicitado ningún apoyo al turismo a la Comisión Europea. Le ha exigido al Gobierno que «se ponga las pilas».

«Es el momento de que por fin se atienda a la demanda hecha por el sector y por las instituciones que sí nos ocupamos y preocupamos por el turismo y se nos garantice que el 25 por ciento de los fondos del plan», ha sostenido.

A su juicio, esto es «lo menos que puede hacer este Gobierno para una industria de la que, sólo en la provincia de Málaga, dependen más de 117.000 familias».

En este sentido, ha mostrado su sorpresa ante el hecho de que nadie del Ejecutivo haya solicitado ayudas a Europa: «¿Cuál es el motivo? ¿Por qué razón no se atiende a uno de los sectores más perjudicados por la crisis sanitaria?

«Quieren que seamos pobres»

Para Salado, el hecho de que la Unión Europea «saque los colores al Gobierno es la última prueba de que su abandono del turismo es premeditado e ideológico, además de una imperdonable irresponsabilidad».

Salado ha alertado de que «la inacción e improvisación de este Gobierno está haciendo que los daños provocados por la pandemia vayan camino de ser irreparables». «Parece que PSOE y Podemos quieren un país de hoteles, bares, restaurantes y lugares de ocio cerrados. Parece que quieren que seamos pobres«, ha lamentado.

Asimismo, ha mostrado su incomprensión ante la actitud de un PSOE «silente y plegado a las intenciones radicales de su socio, Podemos».