La Asociación Provincial de Hoteles de Huelva ha indicado este pasado miércoles, 23 de septiembre, que los resultados económicos en cuanto a cifra de negocios —de lo que ha dado de sí la temporada— han bajado un 67 por ciento en el acumulado. Además, prevé que se llegará a una caída en la facturación «que podría superar el 80 por ciento de aquí a final de año».

Así lo ha señalado en nota de prensa, tras analizar los datos ofrecidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el mes de agosto. Este, según los hoteleros, «vuelve a revelar lo dramático de la situación que vive el sector. Hay que tener en cuenta que, históricamente, es el mes de mayor producción y actividad turística».

Por ello, creen que esta noticia, si bien era «esperada», aporta «una mayor incertidumbre a un sector clave para el desarrollo de la actividad turística de la provincia».

Las cifras «hablan por sí solas»

En este sentido, la Aphh ha apuntado que las cifras «hablan por sí solas». En la provincia, el número de viajeros se redujo un 19,86 por ciento en el mes de agosto; un 36,08 por ciento las pernoctaciones; así como se produjo una reducción de 1810 plazas operativas; una bajada de 24,21 puntos de grado de ocupación y del 29,23 por ciento del empleo. «Todo ello referido, y comparado a los datos obtenidos el pasado año en el mismo periodo».

De este modo, han aseverado que esto «advierte de la gravedad de la situación». Además, han tomado como referencia del análisis para la estimación de la bajada de la facturación cuestiones como la suspensión del programa Imserso. Este debería haber empezado a primeros de octubre y que aportaba entorno a las 576.000 pernoctaciones.

Caída «del total de la operativa de golf»

A esto, han sumado la caída «del total de la operativa de golf». Esta venía aportando unos 200.000 clientes y casi un 20 por ciento del total de pernoctaciones anuales —según datos 2019—; o «la inexistencia de acciones vinculadas al segmento MICE con un número de pernoctaciones vinculadas a este segmento de casi 40.000 según datos de 2019.

En este contexto, el sector «da por concluida su actividad este año»; a excepción de la oferta de interior y ciudad —aproximadamente unas 3.000 plazas operativas de aquí a final de año—.

Del mismo modo, ha remarcado que sigue esperando «la reacción de todas las administraciones». Todo ello, con especial incidencia en las locales, «las cuales todavía no han aportado ningún tipo de ayuda a un sector que es la base de la actividad turística en la provincia. Además, son esenciales para el mantenimiento de los presupuestos municipales en muchos casos».

Así las cosas, ha reiterado que la incertidumbre respecto de la posible prórroga de los ERTE —que terminan a final de mes— y «la falta de medidas de ayudas directas al sector en el ámbito financiero e impositivo», ponen «a la defensiva» al conjunto del sector.

También que se plantee «un reinicio de la actividad que, en el mejor de los supuestos, se determina a finales del primer semestre de 2021; con lo que tanto en efectos económicos como de empleabilidad supone esto».

Necesidad de una ‘hibernación’ 

Para concluir, desde la Aphh han señalado que «el retraso en la toma de decisiones» empieza a ser «desesperante» para el sector. Del mismo modo, han recordado que el mismo aporta, en términos de valor inducido, «casi un cuarto del PIB provincial»; y que «no hace más que reafirmar la necesidad de una ‘hibernación’ hasta que se tome conciencia del alcance del problema que en estos momentos se está generando».

Además, ha reseñado que si se une a la «más que posible desaparición y destrucción del tejido empresarial», temen que esta crisis se alargará «más allá de finales del 2023».