La Guardia Civil ha detenido hasta el momento a diez personas en el marco de la operación que se está desarrollando desde las 06.30 horas de este jueves en las provincias de Cádiz y Málaga contra el tráfico internacional de hachís.

Un total de 250 agentes de la Guardia Civil están participando en 14 registros domiciliarios en ambas provincias. En el caso de Cádiz se desarrollan en Algeciras y en Sanlúcar de Barrameda, según han confirmado a Europa Press fuentes del instituto armado.

Además de los diez detenidos se han intervenido hasta ahora más de 40.000 euros, 20 teléfonos móviles, dos armas y diversa documentación. El operativo está dirigido por la Guardia Civil de Málaga y cuenta con la colaboración de OCON Sur, CCON Sur, GAR, GRS y la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz.

La operación cuenta con un total de 250 agentes 

Un total de 250 agentes de la Guardia Civil están realizando desde las 06.30 horas de este jueves 14 registros domiciliarios en las provincias de Cádiz y Málaga en una operación contra el tráfico internacional de hachís.

Según han confirmado a Europa Press fuentes del instituto armado, el operativo se lleva a cabo para desmantelar una organización internacional de tráfico de hachís. Por el momento se desconoce el número de detenidos y los efectos intervenidos.

El operativo está dirigido por la Guardia Civil de Málaga y cuenta con la colaboración de OCON Sur, CCON Sur, GAR, GRS y la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz.

Días después de la caída del clan de ‘Los Castañas’

La Guardia Civil asestó este pasado viernes 18 de septiembre un duro golpe a las bandas de narcotráfico de la ciudad de Algeciras. Antonio Tejón, uno de los cabecillas del Clan de ‘los Castañas’, fue ingresado en prisión. Tejón fue detenido el pasado martes en el marco de la operación ‘Dismantle’, la cual sigue abierta con, hasta el momento, 50 personas detenidas.

La operación se inició el pasado mes de marzo cuando se tuvo conocimiento de un narcoembarcadero. Las personas, que controlaban el narcoembarcadero, estaban relacionadas directamente con el clan de los Castañas.

Tras meses de investigación, la Guardia Civil averiguó que la organización funcionaba a modo de cooperativa. Los narcos contaba con dos ramas operativas y otra de logística en Algeciras.

Por su parte, cada una de las ramas operativas contaba con una «sucursal» en caso de que  les impidiera operar en su zona de «confort». Por ello, operaban tanto en el río Guadalquivir como en Huelva. En uno de los alijos perpetrados por dicha red en Sotogrande falleció uno de los implicados en el mismo.

Por su parte, los miembros de la red tomaban extremas medidas de seguridad. De hecho,  había personas con medios aéreos no tripulados para controlar los movimientos de las patrullas.

Además, los pilotos de las embarcaciones del grupo usaban barcos pesqueros. Su uso era principalmente de parapeto, para evitar ser vistos desde la costa.

Durante la investigación, la Guardia Civil descubrió que la organización contaba con tres narcoembarcaderos. En ellos, los narcotraficantes hacían tareas de botadura y puesta a punto de las narcolanchas.

En la operación han participado 400 guardias civiles de las Comandancias de Algeciras, Málaga, Cádiz, Huelva, Sevilla y Ciudad Real. Sin duda, un paso más para acabar con el narcotráfico en Cádiz.