Un menor de un centro maniata y roba a una cuidadora para escapar

El menor golpeó a la cuidadora en repetidas ocasiones e incluso intentó extrangularla con una cuerda

Un menor de edad ha robado y maniatado a una cuidadora del centro donde se encontraba interno en Sevilla para escapar.

La Policía Nacional ha conseguido detener al responsable de los hechos por su presunta implicación un los delitos de detención ilegal y robo con violencia.

La víctima permaneció amordazada y maniatada a una silla durante tres horas, para evitar que pudiera solicitar ayuda.

Investigación policial

La investigación policial se inició cuando varios agentes de policía que se encontraban de servicio observaron a un menor que actuaba de forma extraña.

Así, ante la presencia policial, el mencionado menor de edad emprendió una huida, lo que alertó a los agentes.

Los policías consiguieron detener al susodicho, que portaba una bolsa de grandes dimensiones.

En ella, hallaron: Documentación perteneciente a una mujer, objetos electrónicos tales como una tablet, un ordenador portátil y tres teléfonos móviles, diversas prendas de vestir y dinero en efectivo, casi 450 euros.

Los agentes no quedaron satisfechos con las explicaciones que dio el menor sobre la procedencia de la documentación.

Por ese motivo realizaron una serie de comprobaciones hasta comprobar que el detenido había escapado de un Centro de Menores.

La Policía contactó en ese momento con el director del Centro, que explicó que  esa madrugada y «con el pretexto de un dolor de espalda, el ahora detenido llamó a una cuidadora para que le suministrara un analgésico».

Fue en ese determinado momento, «aprovechando un descuido de ella, cuando consiguió introducirle un calcetín en la boca tras un forcejeo, evitando así que gritara, atándola posteriormente con unos cordones a una silla, donde permaneció hasta tres horas».

En el trascurso de este tiempo, el menor, supuestamente, «no dejó de golpearla, vejarla e incluso en varias ocasiones intentar estrangularla con una cuerda», llegando la víctima a vomitar como consecuencia de tales acciones».

Objetivo del agresor

El objetivo perseguido era que la víctima «le proporcionara la combinación de la caja fuerte del Centro y al conseguirlo, sustrajo las llaves de acceso al mismo», así como los objetos anteriormente citados.

Antes de marcharse, destrozó los teléfonos de línea fija para impedir que pudieran dar aviso al exterior de lo ocurrido.

Al detenido se le imputan los delitos de detención ilegal y robo con violencia y ya ha pasado a disposición de la Fiscalía de Menores, en una investigación policial llevada a cabo por la Comisaría de Distrito de Triana.