La NASA prueba un combustible «verde» para volar al espacio

Con el nuevo combustible, la NASA comprueba que un propulsor y un sistema de propulsión nunca antes utilizados funcionan según lo previsto

La NASA valida un nuevo combustible para naves espaciales de todos los tamaños. En lugar de hidracina tóxica, incluye un propulsor ‘verde’. Menos tóxico y tecnologías diseñadas para acompañarlo.

En poco más de un año desde su lanzamiento, la Misión de Infusión de Propelente Verde de la NASA (GPIM) demostró con éxito que un propulsor y un sistema de propulsión nunca antes utilizados funcionan según lo previsto. Demostrando que ambos son opciones prácticas para misiones futuras.

GPIM se propuso probar un monopropelente, un propelente químico que puede quemarse por sí solo sin un oxidante separado, llamado Advanced Spacecraft Energetic Non-Toxic (ASCENT). Anteriormente conocido como AF-M315E, el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU. inventó el propulsor en la Base de la Fuerza Aérea Edwards en California. Es una alternativa a la hidracina monopropelente.

«Esta es la primera vez en 50 años que la NASA probó un nuevo monopropelente de alto rendimiento en el espacio». Así mlo manifestó en un comunicado Tim Smith, gerente de la misión GPIM en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA. «Tiene el potencial de complementar o incluso reemplazar a la hidracina, que las naves espaciales han utilizado desde la década de los 60». Con sede en Marshall, el programa Technology Demonstration Mission (TDM) de la NASA gestiona la misión.

La demostración efectiva del propulsor de GPIM allanó el camino para la aceptación de ASCENT por parte de la NASA en nuevas misiones. La próxima misión de la NASA que utilizará ASCENT será Lunar Flashlight. La pequeña nave espacial tiene como objetivo proporcionar información clara sobre la presencia de depósitos de agua dentro de los cráteres de la Luna. Esta se lanzará como una carga útil secundaria en la misión Artemisa I, la primera prueba de vuelo integrada de la nave espacial Orión de la NASA y el cohete SLS.

EL COMBUSTIBLE «VERDE» ES DE COLOR ROSA

A pesar de ser de color rosa, ASCENT se considera «verde» por su toxicidad significativamente reducida en comparación con la hidracina. Requiere trajes de protección y procedimientos de procesamiento de carga de propelente rigurosos. Es más seguro de almacenar y usar, requiriendo un mínimo de equipo de protección personal como batas de laboratorio, gafas y guantes. Además es más fácil y menos costoso de manejar aquí en la Tierra, al cargar una nave espacial con propulsor. Por ejemplo, ASCENT permitirá que la nave espacial viaje más lejos u opere más tiempo con menos propulsor en su tanque, dado su mayor rendimiento.

Pero para probar el propulsor en una pequeña nave espacial, el equipo de GPIM de la NASA tuvo que desarrollar hardware y sistemas compatibles con el líquido. Aerojet Rocketdyne de Redmond, Washington, diseñó y construyó los cinco propulsores a bordo del GPIM. Aerojet Rocketdyne y Ball Aerospace de Boulder, Colorado, co-diseñaron los otros elementos del sistema de propulsión.

Mientras estaba en órbita, la NASA probó el propulsor y el sistema de propulsión, incluidos los propulsores, los tanques y las válvulas, mediante la realización de una serie planificada de maniobras orbitales. Las maniobras de control de actitud, el proceso de mantener un control estable de un satélite y la reducción de la órbita demostraron el rendimiento proyectado del propulsor antes de la misión, mostrando un aumento del 50% en el consumo de combustible de la nave espacial en comparación con la hidracina.

Con los objetivos de demostración de tecnología casi completos, la misión demostró que ASCENT y el sistema de propulsión compatible son una alternativa viable y eficaz para la NASA y la industria de vuelos espaciales comerciales, dijo Smith.

GPIM se acerca a la finalización de la misión y la nave espacial ha iniciado una serie de encendidos de desorbitación. Aproximadamente siete encendidos reducirán la órbita a aproximadamente 180 kilómetros y agotarán el tanque propulsor. La pequeña nave espacial se quemará en la atmósfera de la Tierra al hacer la reentrada, prevista para finales de este mes de septiembre.