Jerez volverá a tener equipo de baloncesto en silla de ruedas

DKV Jerez contará con diferentes equipos en sillas de ruedas y de discapacidad psíquica, los cuales empezarán a entrenar como escuela de base, y según el nivel, compromiso y aceptación, comenzarán a competir

El CD. Unión Baloncesto Jerez, fruto de la unificación entre los dos clubes más importantes de la ciudad, CD Jerez 2010 y Chajeba’04, conforman ya bajo el nombre de DKV Jerez uno de los clubes con mayor proyección de Andalucía. La apuesta por la inclusión de los jerezanos es firme con la creación inminente de escuelas de baloncesto para personas con discapacidad psíquica y también para personas con movilidad reducida.

Los jerezanos hermanos Zarzuela, medallistas olímpicos en Río, en un acto reciente de UBJ

UBJ contará con diferentes equipos en sillas de ruedas y de discapacidad psíquica, los cuales empezarán a entrenar como escuela de base, y según el nivel, compromiso y aceptación, comenzarán a competir. Se irán planificando partidos amistosos con los equipos del propio club e incluso con otros clubes cercanos, y si las capacidades lo permiten, se irá implementando su participación dentro de los grupos normalizados.

C.D. Unión Baloncesto Jerez es una entidad deportiva sin ánimo de lucro, especialmente sensibilizada con la práctica deportiva de los colectivos sociales más vulnerables, un club configurado como una plataforma de desarrollo humano y social, nacido por la fusión de dos clubes deportivos referentes en el sector, que sumados, comportan más de treinta años de experiencia deportiva. En UBJ se muestran convencidos que la unión de fuerzas y recursos es fundamental para el logro de sus  objetivos. «Este es nuestro compromiso para la comunidad infantil y juvenil con diversidad funcional: hacer del baloncesto un deporte inclusivo para deportistas con discapacidad», afirman.

El objetivo del programa de inclusión es trabajar mediante el deporte, para optimizar los aspectos referentes a las capacidades y actitudes de las personas con disfunción física y disfunción intelectiva, en especial aquellas con síndrome de Down. Ofreciendo la práctica del Baloncesto como deporte vehicular para su desarrollo individual y colectivo. Estos aspectos, siempre mejorables, ayudarán en su crecimiento personal, pretendemos que las personas con discapacidad mejoren su visión personal, aumenten su autoestima y autonomía y logren desenvolverse adecuadamente en su vida cotidiana, progresando en los retos personales que se fijen, como individuos integrados en su entorno inmediato.

Desde el club pondrán en práctica las enseñanzas a nivel personal y grupal del deporte adaptado, donde el baloncesto será la herramienta fundamental. Pretenden que el deportista desarrolle su identidad personal al máximo.

Priorizarán la práctica directa, la comunicación y la iniciativa; emplearán ejercicios para motivar y desarrollar el interés de los jugadores; diseñarán diversos ejercicios para trabajar sobre un mismo concepto; realizaráns ejercicios individuales y grupales, así como adecuarán los tiempos según la progresión y las necesidades. Todo con el apoyo de un cuerpo técnico formado por entrenadores y monitores motivados para asumir el reto que significa dar un paso más en la integración entre colectivos diferentes pero iguales, e implicándose junto al deportista para avanzar día a día, reto a reto.

Las personas con diversidad sensorial, física o intelectual, también pueden practicar este deporte, adaptándolo a sus condiciones, existiendo este deporte en las modalidades de baloncesto en silla de ruedas, baloncesto para ciegos y baloncesto para personas con disfunción intelectiva. Desde DKV Jerez se comenzará trabajando con el baloncesto en silla de ruedas y con el baloncesto para personas con disfunción intelectiva.

Desde el club se muestran sabedores de las dificultades que conlleva el poner en marcha el baloncesto en silla de ruedas, por su condicionante económico a la hora de adquirir los materiales específicos, necesitando de mecenazgo para lograr un óptimo rendimiento, entienden que la idoneidad del baloncesto para el desarrollo psicosocial de este colectivo hace necesario que se ponga en marcha buscando soluciones más económicas, pero que no pongan en riesgo la integridad física de los participantes, y, dejan la puerta abierta a promover otras modalidades en función de las necesidades de nuestra ciudad. Hay que recordar que Jerez contó durante muchos años con un equipo en silla de ruedas con grandes logros en las categorías nacionales que militó.

La modalidad de baloncesto con disfunción intelectiva tiene como única diferencia a los jugadores, estos poseen unas condiciones específicas propias de su discapacidad y dicho juego se adapta a ellos, a su concentración y a su coordinación, mientras que en el caso de la modalidad de baloncesto con disfunción física, se adapta el medio de juego para que los jugadores vallan sentados en sillas de ruedas, condicionando algunas reglas de faltas y de violaciones a esta situación.

A través de este deporte se mejora la motricidad, la coordinación, la orientación espacial y la agilidad, además de desarrollar la creatividad y la imaginación. Además, el baloncesto es importante para las personas con disfunción física e intelectiva porque con la táctica individual que conlleva conseguirán trabajar y mejorar su capacidad de toma de decisiones, se considerarán parte individual y a la vez necesaria dentro del equipo y eso mejorará la visión personal de ellos mismos y reforzará su autoestima.

Gran iniciativa de un club que va camino, proyecto tras proyecto, de convertirse en un gran referente deportivo en Andalucía.