Botellón en Cádiz en plena pandemia

La mayoría de jóvenes asistentes no guardaba la distancia ni usaba mascarillas

La noche de San Juan se ha celebrado en Cádiz sin incidentes de consideración salvo la concentración de jóvenes que ha tenido lugar en la playa de Santa María del Mar.

Algo más de un centenar de adolescentes se concentró en la conocida playa gaditana sin guardar la distancia de seguridad ni usar la obligatoria mascarilla.

La Policía Local se vio obligada a intervenir para abortar una fiesta que contraviene las imposiciones del Ministerio de Sanidad en esta nueva normalidad en la que nos encontramos inmersos.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Cádiz decidió suspender hace más de un mes todos los actos oficiales y tradicionales que rodean a la noche más corta del año.

Todo ha quedado limitado a la quema de un Juanillo municipal que, precisamente, simbolizaba al temido Coronavirus que aún nos mantiene en vivo.

Las llamadas de los vecinos alertando de la celebración de la fiesta, convertida en un botellón, fue la que obligó a actuar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.