«El patriotismo no es sacar una bandera, sino pagar los impuestos que corresponda»

«No puede ser que el peso fiscal lo tengan los trabajadores, la pequeña y mediana empresa y toda la gente que tiene que pagar el IVA”, señala Iglesias

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha manifestado este domingo que «el patriotismo no es sólo sacar una bandera», en referencia a las últimas manifestaciones celebradas en España contra la gestión del Ejecutivo, sino la «solidaridad fiscal» y que «cada uno pague los impuestos que le corresponda».

«Es una realidad en España y también en otros muchos países europeos que la carga fundamental de los impuestos la tiene una mayoría social de trabajadores. Necesitamos, en un momento de reconstrucción como este, que el patriotismo no solamente venga de abajo, sino que venga de arriba también», ha dicho Iglesias en una entrevista concedida al diario portugués ‘Expresso’.

Para el también líder de Podemos, hay un «consenso transversal en toda Europa» sobre que «de esta crisis no se va a salir protegiendo a una minoría de privilegiados y perjudicando y obligando que se ajuste el cinturón a la mayoría social, porque esto es enormemente ineficaz».

Tras advertir de que «España está a casi siete puntos de distancia en términos de justicia social con los países europeos de nuestro entorno», Iglesias ha subrayado que va a defender en la Comisión de Reconstrucción del Congreso una «tasa de reconstrucción» para que el fraude fiscal no siga siendo «una realidad en las grandes fortunas».

«No puede ser que el peso fiscal lo tengan los trabajadores, la pequeña y mediana empresa y toda la gente que tiene que pagar el IVA, y que sin embargo sigan existiendo minorías que se ven beneficiados de ingeniería fiscal para no pagar lo que les corresponde», ha afirmado.

Advertisement

Políticas fiscales expansivas

El vicepresidente segundo ha defendido las «políticas fiscales expansivas» no sólo por «razones de justicia social», sino de «eficacia económica para mantener la demanda e iniciar una reconstrucción que implique una transformación de la estructura productiva del modelo industrial».

Según ha aseverado, hay que asumir que el Estado tiene que tener un «papel emprendedor» en la salida de la crisis, que «tiene que gastar» porque esto supone «invertir, atender a criterios de eficiencia económica». También ha defendido el ingreso mínimo vital como medida dirigida al consumo.

«Esta situación que se está dando en Europa tiene que implicar una salida de la crisis completamente distinta a la de 2008. Eso pasa por seguir reforzando un escudo social y además por reforzar la relación con los sectores empresariales patriotas, no con los que están en paraísos fiscales y explotan a nuestros trabajadores para llevarse los beneficios fuera, sino los que pagan impuestos aquí, sueldos dignos a sus trabajadores», ha apuntado.