Una plegaria al cielo de Jerez

En tiempos difíciles, una plegaria resuena en un barrio jerezano con la intención de que esto se acabe cuanto antes 

Jerez es una ciudad devota, su gente irradia esperanza y ante los tiempos que vivimos, que mejor que una plegaria al cielo, allí donde se recogen todos nuestros deseos y anhelos.

En mitad del confinamiento, suena la música. El barrio está en silencio y tan solo se escucha esa plegaria de la Macanita al Señor del Prendimiento como homenaje a todos los que se encuentran luchando contra esta maldita pandemia.

Jerez, que está siendo un auténtico ejemplo a la hora de afrontar el confinamiento, se apoya en la fe y la esperanza para salir de esta situación. Sabemos que aún es pronto, pero saldremos de esta. Jerez no pierde la esperanza.