Diego Cañamero Vida Laboral jubilación
Diego Cañamero

El polémico sindicalista y ex-diputado nacional por Podemos, Diego Cañamero, se ha jubilado, y lo ha publicado en Facebook. Su publicación se ha viralizado a los pocos minutos de subir varias imágenes. Se trata de una fotografía comparando su primer y su último trabajo, ambos en el campo; la cuantía que va a cobrar a partir de ahora, 648,70 Euros; y la vida laboral en dos imágenes: el resumen y la hoja detallada que terminó borrando al incluir los días de subsidio agrario.

Muchas son las personas que han alabado su labor de apoyo a los trabajadores del campo durante su etapa laboral; y otras le han recordado que su queja de obtener ahora una pensión de baja cuantía se debe al subsidio agrario.

Diego Cañamero se ha mostrado crítico tras colgar la hoz y el martillo del campo en su versión laboral; que no de su versión sindicalista, pues señala que seguirá en la lucha. «Ya llegó la hora de mi jubilación laboral. Han sido 44 años 8 meses y 26 días los que he estado dado de alta en la Seguridad Social«.

«De todo este tiempo, han sido 44 años y 4 meses y 3 días dentro del Régimen Especial Agrario (REASS); además de estar otros 5 meses y 3 días en el Régimen General (RG) mientras trabajaba en la construcción, de los cuales 1 fue en Tarrasa (Cataluña) en el año 1973; aunque realmente estuve 3 meses desempeñando ese empleo y 153 días más en Sevilla durante el año 1975 y 1976»; señala el sevillano de El Coronil; quien además lamenta que «después de todos estos años cotizados, la pensión de jubilación que me ha quedado ha sido de 648,70 Euros mensuales».

Comenzó cuidando pavos y cabras y su primer trabajo fue de espantapájaros

«Desde los 6 años, yo ya cuidaba de los pavos y de un rebaño pequeño de cabras y ovejas que eran propiedad de la familia. Pero mi primer trabajo con salario fue en 1964, cuando yo sólo tenía 8 años. Este empleo consistía en espantar a los pájaros que venían a comer a las planteras de arroz. La jornada era de sol a sol y el salario ascendía a 30 pesetas diarias, lo que actualmente son 18 céntimos».

Diego Cañamero | Facebook

«El cortijo se llamaba “Los Olivillos”. También recuerdo que decían que el dueño era médico. El capataz se llamaba Juan Manuel y uno de los hijos del encargado, Teodoro Mellado Vázquez. De hecho, nos hicimos buenos amigos. La finca se encuentra entre la Puebla del Río y la casa de bombas del Mármol, que está situada en las orillas del Río Guadalquivir. Es ella la encargada de regar gran parte de las tablas de arroz de la Isla».

«Más tarde, mi padre murió a la edad de 49 años, cuando yo solo tenía 17. A consecuencia de ello, me tuve que hacer cargo de mis 7 hermanos y hermanas más pequeños. Los mayores estaban casados y vivían en otros pueblos. A raíz de este momento, pasamos muchas necesidades, pero pudimos salir adelante».

«De aquella época, recuerdo que, durante la temporada de las aceitunas, yo me iba a trabajar a un molino de aceite llamado ‘El Cigarrón’. Este está cerca de la sierra de Morón de la Frontera. Tenía que pedirme el turno de noche para rebuscar aceitunas por el día y de esta manera, poder meter dos jornales en mi casa. Además, en la temporada de las pipas de girasol y los garbanzos, cuando los empresarios terminaban la recolección, yo salía a rebuscar con mis hermanos pequeños. Así, podíamos ganar algún dinero más para el sustento de la familia».

Diego Cañamero, 45 años en el Régimen Agrario

«Durante estos casi 45 años dado de alta en el Régimen Agrario, he conocido a cientos de trabajadores/as en los diferentes tajos de trabajo: plantando arroz en las Marismas del Guadalquivir; cogiendo algodón; recogiendo garbanzos de noche con la luz de un tractor; pelando y castrando remolacha; en las recolecciones de aceitunas de mesa y de aceite; entresacando y recolectando girasoles; regabinando con una yunta de mulas; castrando colmenas de abejas…»

«De todos ellos, me llevo un grato recuerdo, ya que me enseñaron muchísimas cosas relacionadas con el compañerismo; la honestidad; la disciplina y el ser un buen cumplidor en el trabajo. Debo mencionar a aquellos manijeros que tuvieron que aguantar mi presión reivindicativa poniendo en peligro ante los caciques su puesto de trabajo; y también a esos pequeños agricultores de mi pueblo que siempre que tenían faena que hacer en sus tierras, me avisaban para trabajar. Desde esta página, quiero mandarles a todos y todas (aunque desgraciadamente algunos ya no estén) un saludo y un fuerte abrazo».

Mensaje para Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

«Desde aquí, quiero dirigirme a la opinión pública y al Gobierno para decirles que la pensión de jubilación de los jornaleros es una injusticia. Los perpetúa en la pobreza durante el resto de sus vidas. Después de haber estado dados de alta 45 años de su vida laboral y de cotizar mensualmente más que ningún otro trabajador de otro gremio, (jornalero/a: 11,50% de la base de cotización y resto de trabajadores/as 4,70%) nos queda esta miseria de pensión. Es por ello, por lo que hago una llamada directa a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para que mejoren todas las pensiones mínimas contributivas».

Primera Hoja de Informe de Vida Laboral de Diego Cañamero. La segunda hoja fue eliminada minutos después de ser colgada | Facebook

En esta publicación, Cañamero afirma que «deja una copia de la vida laboral y de la cuantía de mi pensión. Lo hago voluntariamente, ya que he estado 10 años de alcalde, 25 años como dirigente sindical; y 3 años como diputado de Unidas Podemos representando a la provincia de Jaén (Andalucía) en el Congreso de los Diputados de Madrid. Por ello, creo que ‘debo’ de dar cuentas de mi vida laboral». Sin embargo, varios seguidores comentaron en dicho post que la baja cuantía que iba a percibir se debía a haber cobrado tantos años el subsidio agrario. Se trata de un dato que aparecía en una hoja que acabó eliminando de Facebook al percatarse que aparecían dichos datos.

Datos de prestación de jubilación, la cual afirma que cobrará Diego Cañamero | Facebook

«Para mí la política es servir al pueblo»

Prosigue Cañamero: «Me jubilo con mi conciencia muy tranquila, ya que jamás utilicé los cargos políticos, institucionales o sindicales que tenía para ningún beneficio personal. Para mí, la política es servir al pueblo y no servirse de él. Mi teoría es ser el primero en el sacrificio y el último en el beneficio. Un dirigente obrero que, en su vida, no cumple con lo que dice públicamente, es como tirar una bomba en lo más profundo del corazón del pueblo».

«A partir de ahora, una parte de mi tiempo libre lo voy a dedicar a estudiar. Nunca tuve la oportunidad de ir a la escuela. También aprovecharé para disfrutar de mis nietas como no pude hacerlo con mis hijos debido al trabajo; y a todos aquellos compromisos políticos y sindicales que ocupaban mi tiempo. Me jubilo laboralmente, pero mi compromiso por un mundo de justicia sigue vigente en lo más profundo de mi corazón. Yo estaré activo para seguir aportando todo lo que pueda». Además, finaliza lanzando un mensaje a sus seguidores: «Por muchos años que cumpla una persona, cuando escuches el grito de un hambriento, no huyas, es tu causa».

Seguidores lo acusan de criticar que le quede una baja pensión tras años de disfrutar el subsidio agrario

Diego Cañamero, conocido en los últimos años por su asociación con Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, y el asalto a un Mercadona, sale trasquilado tras colgar y luego borrar la segunda hoja de su vida laboral.

Juan Carlos Molina comenta: «Por casualidad alguno ha mirado el pantallazo de la vida laboral en cada empleo la fecha de alta y luego la de baja y las veces que ha cobrado subsidio. Lo digo por si lo ha leído bien alguno por que subsidios salen más que trabajos no es por nada. De ahí que la pensión sea menos de lo que debería. Hay gente que ha trabajado cotizando toda la vida y tiene esa pensión mínima, y con ella subsisten. Pero con el subsidio se cotizará, pero no igual».

Molina resalta que Cañamero «ha quitado lo de donde sale que cobraba subsidio por desempleo, pero salía claramente. Lo ha quitado para que no se le cuestione, pero estos últimos 20 años ha estado más recibiendo el subsidio que cotizando. La pensión de jubilación se regula a tu cotización a la seguridad social los últimos 30 años. Hay gente que ha estado cotizando toda su vida y le queda menos dinero, y no echan el grito al cielo por mucho que han luchado toda su vida».

«Más días de subsidio que trabajados»

Pablo Alvarez Luiña indica: «hay más días de subsidio que trabajados físicamente. Con el subsidio también cotizas, pero no trabajas. No sé… algo raro. ¿Hasta el 2003 estuvo de subsidio?».

Juan a Secas manifiesta cree que «salen sobre cuatro mil y pico días de subsidio por desempleo. El haber cotizado tanto tiempo como desempleado le hace que su jubilación se mantenga baja. No le critico por estar desempleado, eso nos puede pasar a muchos».

Mateo Sbert Ferrer asegura que «si hubiera estado cotizando por trabajar le habría salido una jubilación más elevada; pero este señor ha estado parado cobrando subsidios del PER, y durante este tiempo no ha cotizado. El problema de las jubilaciones es que no se tienen en cuenta los periodos en que se está en el paro. No creo que subsidiar a la población agrícola andaluza sea una buena política, dificulta el progreso del agro andaluz, como lo atestigua el experimento de Marinaleda. El campo andaluz necesita una gestión que fomente el trabajo productivo, no repartir limosnas que condenan a la gente a una situación de pobreza para no perder el subsidio».