La Policía de Australia ha acusado este viernes a un hombre de 25 años de abuso sexual a través de internet a 112 niñas de todo el mundo a las que chantajeaba para mantener actos sexuales delante de la cámara.

El hombre se hacía pasar por un adolescente famoso en las redes sociales para hacerse amigo de las niñas. Seguidamente les pedía realizar actos sexuales delante de la cámara, según ha informado la Policía Federal Australiana (AFP) en un comunicado.

Una niña de 13 años avisó a la Policía en Estados Unidos de que otro niño, que ella creía tenía 15 años, le estaba haciendo preguntas sexualmente explícitas.

Además, estaba falsificando conversaciones para amenazarla con enviar las imágenes a su familia y amigos si no le proporcionaba fotos de desnudos. Las obligaba a aceptara hacer los actos sexuales que le pedía.

La Policía ha confiscado un teléfono móvil, discos duros de ordenador y USB de la casa del acusado, en el que han encontrado más de 2.000 imágenes de niñas; según informa el diario ‘The Sydney Morning Herald’.

El hombre se enfrenta 113 cargos que incluyen 50 cargos por utilizar un servicio de transporte para amenazar, acosar o causar un delito; 26 cargos por obligar a una persona a tener un comportamiento sexual; y 17 cargos por solicitar material de explotación infantil.

Esta acusación se produce el mismo día que la Policía Federal ha presentando cargos contra 44 hombres de todo el país y ha retirado a 16 niños que estaban en peligro tras desmantelar una red nacional de pedofilia en una investigación que ha durado más de un año.

Atentado con niños y niñas muertos en Afganistán

La pandemia es algo puntual en nuestras vidas. Sin embargo, acciones como abusos sexuales y las guerras entre países, se siguen sucediendo con frecuencia en grandes partes del mundo.

Al menos doce niños han muerto y varios más han resultado heridos por un ataque aéreo contra una mezquita en la provincia de Tajar, en el norte de Afganistán, según han informado este jueves las autoridades locales afganas.

El ataque aéreo tuvo lugar el miércoles por la tarde en el distrito de Baharak, en Afganistán, donde varios milicianos talibán mataron a más de 40 agentes de las fuerzas de seguridad en un ataque a primera hora de la mañana, según contó a DPA el consejero regional Mohamad Azam Afzali. El portavoz del Gobierno regional ha confirmado el balance.

El ataque aéreo del miércoles por la tarde fue un bombardeo contra una mezquita realizado después de que las fuerzas afganas recibieran información. Una información que apuntaba a que en el interior del templo estaban escondidos milicianos talibán, según ha explicado Afzali. Afzali y un responsable de los servicios de seguridad han dicho que los milicianos ya habían abandonado la mezquita cuando fue bombardeada.

Afganistán ha sido escenario de un repunte de la violencia durante las últimas semanas, a pesar de las conversaciones de paz en marcha entre el Gobierno y los talibán en la capital de Qatar, Doha. Los insurgentes se han negado a declarar un alto el fuego.

Desde que firmaron el acuerdo de paz en Doha con Estados Unidos el 29 de febrero, los talibán han mantenido y reforzado su campaña de ataques contra las fuerzas de seguridad afganas; incluida su reciente ofensiva en Helmand. Así, se han limitado a dejar de atacar a las fuerzas militares internacionales.