El Málaga CF recibió este jueves en La Rosaleda al Real Sporting de Gijón, en el partido que cerró la séptima jornada de LaLiga SmartBank, tras vencer el pasado fin de semana en Zaragoza. Respecto a ese encuentro, dos novedades en el once de partida de Pellicer, la del portero gijonés Dani Barrio, y la de Benítez, que debutaba en La Rosaleda en partido oficial y actuó de carrilero derecho.

Jornada lluviosa que dio una tregua para la disputa del choque. Muy reconocible la presión alta de los blanquiazules, que adelantaron líneas para ahogar la salida de balón del cuadro astur.

Al visitante Cumic se le anuló un gol por un fuera de juego clarísimo en 7’. Pasado el primer cuarto de hora, la sociedad Chavarría-Caye se cocinó su primera ocasión, con centro del primero y cabezazo del segundo, algo centrado y que atajó Mariño.

Este era solo un aviso, porque minutos después, en el 21’, los malaguistas se adelantaron en el marcador, por medio de Juande, que cabeceó de forma imponente un gran centro de Caye. Hasta el final de la primera parte, el Sporting tuvo tres finalizaciones a la meta defendida por Dani Barrio, dos por parte de Djuka, y la más clara a cargo de Aitor García en el 37’.

Tras la reanudación, los malaguistas intentaron hacerse con el control del partido, con mucha intensidad y buscando el área sportinguista. Caye recortó en la frontal y disparó al palo corto, donde paró el portero visitante. Acto seguido, el Sporting dio el susto con un tiro del recién ingresado Gaspar, que repelió el poste.

Y en el 57’, nuevo gol anulado al cuadro rival, por fuera de juego, a Aitor García. A partir de ahí, control blanquiazul con más presencia en campo contrario, destacando una combinación entre Chavarría, Luis Muñoz e Ivan Calero, que no llegó a rematar el carrilero en el primer palo, además de un cabezazo de Juande a centro botado por Cristian, que había ingresado en el césped en la segunda mitad.

En el tramo final del partido, Pellicer metió piernas frescas, agotó los cambios, reapareciendo sobre el verde un Orlando Sá que no pudo participar, por lesión, en los dos anteriores encuentros.

Lejos de acabar el partido en territorio propio, el Málaga se prodigó en ataque, con un primer disparo tímido de Benítez, y un mano a mano en el que Benkhemassa se topó con la mano izquierda de Mariño. Una última falta lanzada por Djuka, despejada a córner por Dani Barrio, saque de esquina posterior y fin del partido.

Con esta segunda victoria consecutiva, el equipo malaguista suma 13 puntos, ha cosechado siete de los nueve puntos jugados en La Rosaleda, donde sigue invicto, y ocupa la quinta posición clasificatoria en LaLiga SmartBank. La próxima cita, el próximo domingo 25, contra el CD Mirandés, a las 20:30, de nuevo en Martiricos.