Un partido que quedará para la historia. Una remontada para el recuerdo. El Granada marcará el 22 de octubre de 2020 en su calendario. Fue su debut en la fase de grupos de la Europa League y no pudo acabar de mejor manera. El equipo de Diego Martinez venció por 1-2 al PSV en el Philips Stadion.

Con camiseta y medias negra y calzón azul se presentaba en Granada en Holanda. En busca de una victoria tras ganar el pasado fin de semana al Sevilla. El equipo nazarí volvió a demostrar su gen competitivo más allá de sus fronteras.

El primer contratiempo fue la lesión de Gonalons a la media hora de juego. El centrocampista tuvo que ser sustituido por Montoro, que sería el que tuviera la primera ocasión clara para el equipo granadino.

Poco después, Yangel Herrera, justo antes del descanso, anotaba el 0-1. Sin embargo, el gol era anulado por fuera de juego del centrocampista venezolano. Al minuto, el PSV se adelantaba. El alemán Mario Gotze, campeón del mundo, sería el encargado de poner el 1-0 con un gran golpeo batía a Rui Silva.

El Granada estaba siendo superior a su rival, aunque el marcador no lo reflejara. Lejos de venirse abajo, el Granada volvió de pie e insistiendo a por el partido, hasta encontrar el premio en el 1-1 de Jorge Molina. La pizarra del técnico andaluz apareció en la jugada del gol y con ese subidón hizo desaparecer al rival. Una falta en corto, Milla abre a banda derecha donde estaba solo Antonio Puertas, que de primera centraba al segundo palo. Allí estaba Jorge Molina, que anotaba el empate.

Un golazo de Darwin Machís sirvió para darle la victoria al Granada, en un estreno soñado para el líder del Grupo E, donde empataron (1-1) en el otro partido el PAOK y el Omonia Nicosia.