No sólo se alcanzaron las expectativas sino que además se superaron con creces. Al cabo la audiencia quedó sobrecogida. Con los vellos de punta. Con lo ojos como platos. Con la quijada caída. Con el temor en el cuerpo y con la preocupación sobre el cogote. Arrasó el programa de Iker Jiménez. El contenido anunciado se las prometía muy felices… Además en el preciso momento de más necesidad informativa. Porque el coronavirus crece otra vez. El virus se extiende. Llega la nueva ola. La incertidumbre crece por doquier. Todo vuelve a suceder. Pero se necesita dar un paso más que durante el mes de abril. Por esta razón toda investigación es poca en cuanto al origen del virus.

Iker Jiménez ha logrado una entrevista de excepción. Una entrevista exclusiva. Un entrevista de interés a nivel internacional. Este jueves 22 Iker, en ‘Informe Covid’, habló con la doctora Li-Meng Yan. Sus palabras dejaron con las carnes abiertas a todos los telespectadores. La prestigiosa viróloga comentó que el coronavirus “ha sido creado en un laboratorio chino como arma biológica contra la humanidad”.

Era la primera vez que hablaba en una televisión de Europa. Y lo ha hecho en Telecinco. El mediático presentador de ‘Cuarto Milenio’ sin duda se lo agradece. El propio Iker no puede disimular sus gestos de preocupación. La doctora está exiliada en Estados Unidos.

Por amenaza de muerte tras alertar a toda la población mundial de que el SARS-CoV-2 ha sido creado y manipulado en China para atacar directamente al ser humano y provocar lo que justamente está haciendo. La realidad le da la razón.

El coronavirus es un arma diseñada para «matar a gran escala»

Explicó cómo este virus es un Frankenstein. Definió el virus como “un arma diseñada de tipo biológico, arma muy novedosa, está diseñada para matar gran escala, porque se contagia a través del aire y del sistema respiratorio. Un virus que es muy fácil de transportar hacia el objetivo. Y además, por su fuerza, penaliza el sistema económico de los países”.

“¿El antídoto? Fijaros -añade la doctora exiliada- cómo la gente en China ya no está infectada (…) Han intentado desprestigiarme. Pero yo no puedo consentir que hagan más daño a la salud global. Y seguiré difundiendo la verdad del coronavirus antes de que me maten”.

“Quería saber qué estaba sucediendo en Wuhan, el Gobierno de China decía que no había transmisión entre humanos. Se comentaba que el Gobierno estaba retrasándose en su diagnóstico. El 1 de enero limpiaron todo el mercado de mariscos y luego intentaron vendernos que allí había animales salvajes. Me pidieron que no pasara la línea roja y, si lo hacía, me eliminarían. Con seguridad puedo decir que esto no viene de la naturaleza”, comentó.

Las dos posibilidades

“Cuando aparece un nuevo virus -añadió- hay dos posibilidades: viene de la naturaleza o hecho por el hombre. En este sentido nos hicieron creer que el origen estaba en un murciélago. Se puede ver que el origen natural no se sostiene. Ya hace unos años se registró una serie de virus en un hospital militar chino. Estos serían la columna vertebral de actual coronavirus”.

Eso sí: hay otras voces que tumban de sopetón la hipótesis que defiende la doctora Yan, y pese a todo, por la que es perseguida para «hacerla desaparecer» por las autoridades chinas.

«Soy yo ¿o no hay quien se crea a la Dra Li-Meng Yan?», se preguntaba a bote pronto un telespectador del espacio presentado por Iker Jiménez. Cabe apuntar, puesto que los números no fallan, que el programa cosechó un máximo del 18,2% de cuota de pantalla y 2.907.000 espectadores.