El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha dejado claro este viernes 23 de octubre que los gobiernos autonómicos liderados por el Partido Popular que fueron apoyados por su partido, no peligran a pesar de la «agresión» de Pablo Casado, en el debate de la moción de censura.

En una entrevista en esRadio, Abascal ha asegurado que los ataques de Casado contra Vox «no va a tener una respuesta» por parte de su formación. «Tranquilidad a los españoles que han visto que hay alternativas en Andalucía, en Murcia y en Madrid», ha añadido.

En este sentido, el líder de Vox ha insistido en que la formación va a ser «responsable» y va a «seguir en la oposición en esos tres sitios» en los que facilitaron la investidura de los tres presidentes autonómicos. «Dijimos ley a ley y presupuesto a presupuesto, y es lo que vamos a seguir haciendo», ha apuntado.

Así, ante la «zozobra y la desesperanza» que Casado «ofreció» a los españoles este jueves desde la tribuna, Abascal ha aseverado que Vox va a dar a los españoles «lo contrario». Por eso, su formación entrará ahora en un «periodo de reflexión» ante los españoles que han «quedado solos» tras el discurso del líder del PP.

«Una reflexión interna ante millones de españoles huérfanos expulsados del PP. También muchos que han votado a la izquierda que han quedado huérfanos y que quieren una alternativa clara, potente, en favor de la regeneración democrática. Vox se va a dirigir a muchos más españoles que hasta ahora», ha anunciado.

Desconcierto en el Gobierno de Andalucía

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha reconocido que él y Juanma Moreno están «un poco contrariados» por lo ocurrido entre PP y Vox. Marín ha confiado en que la próxima semana se puedan retomar las negociaciones con Vox sobre el Presupuesto de la comunidad de 2021. Y es que la formación de Abascal decidió suspender la reunión para apoyar los presupuestos de la comunidad.

En declaraciones a la Cadena Ser, ha manifestado que las «peleas de las derechas en Madrid» no pueden afectar «para nada en Andalucía».

No obstante, ha confiado en que la próxima semana se puedan retomar las negociaciones presupuestarias con este partido. Ha indicado que el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, es una persona «bastante razonable».

Respecto al hecho de que Hernández manifestara que Vox va a ser «más exigente» a partir de ahora, el vicepresidente ha indicado que lo entiende. Ha garantizado que el Gobierno andaluz no va a tener problemas en hablar, negociar y tratar de entendernos.

Marín, que ha señalado que no ha hablado con el dirigente de Vox en Andalucía tras lo ocurrido, ha indicado que sí ha hablado con Moreno sobre lo sucedido ayer y, como él, se encuentra un «poco contrariado», sobre todo, porque vemos que la posición que tienen los partidos a nivel nacional va a veces «en contraposición» a las decisiones que se tienen que tomar en comunidades autónomas, porque son escenarios diferentes.

Asimismo, se ha mostrado convencido de que Juanma Moreno no conocía el discurso que el presidente del PP, Pablo Casado, hizo ayer en el Congreso de los Diputados y que desató el enfado de Vox.