El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha utilizado su discurso en la ONU para cargar de nuevo contra China. La acusa de plantear «falsedades» sobre la expansión del Covid-19, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

Trump ha afirmado que, 75 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se asoma de nuevo a una «gran lucha global», a una «fiera batalla contra el virus chino», en alusión a la Covid-19.

El inquilino de la Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna. Sin embargo, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

El virus se originó en 2019 en la ciudad china de Wuhan y, según Trump, Pekín ocultó datos esenciales desde el primer momento. «En los primeros días del virus, China impidió los viajes internos mientras permitía que los vuelos saliesen de China para infectar el mundo», ha denunciado.

Además, ha criticado que el Gobierno chino aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la enfermedad», ha añadido.

Por todo ello, Donald Trump considera que «Naciones Unidas debe hacer responsable de sus actos a China», un país con el que el presidente de Estados Unidos mantiene una escalada de tensiones que van desde el ámbito sanitario al político, pasando por el económico.

El coronavirus «va a desaparecer»

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que «para abril» habrá suficientes vacunas contra la COVID-19 para todos los estadounidenses.

Además, ha mostrado su convencimiento de que, a pesar de que no se logre conseguir una vacuna contra la enfermedad, el virus «va a desaparecer».

Se trata de una idea que ha repetido de forma reiterada desde marzo. «Va a desaparecer. Va a desaparecer. Lo sigo diciendo», ha remachado.

Durante el encuentro, Trump ha abordado su gestión de la pandemia del Coronavirus en el país norteamericano. Asimismo, ha defendido que no minimizó la amenaza que suponía la pandemia y que, en cambio, la «reforzó».