La Policía Nacional ha detenido en Jaén a otros cuatro menores, con edades comprendidas entre los 14 y 15 años, por su presunta relación con la paliza que una chica de 14 años dio a otra de 13 años y que fue grabada y difundida por redes sociales.

Entre los detenidos se encuentra el chico acusado de grabar la agresión y otras tres menores que supuestamente arengaban para que los golpes fueran más fuertes.

La Policía Nacional ha confirmado las nuevas detenciones y da por cerrado el atestado.

Estas cuatro actuaciones se suman a la de la presunta agresora, que desde este martes 22 de septiembre se encuentra ya internada en un centro de menores en régimen semiabierto por orden del Juzgado de Menores.

Además, como medidas cautelares, el juzgado le ha impuesto la prohibición de aproximación y comunicación con la víctima, así como la prohibición del uso de redes sociales.

A la presunta agresora se le ha abierto un expediente de reforma por posibles delitos de lesiones, contra la integridad moral y extorsión.

A los cuatro nuevos detenidos se les pondrá a disposición judicial como presuntos autores de un delito contra la integridad moral.

Desde la Policía Nacional se ha abierto una nueva investigación sobre la menor y los cuatro nuevos detenidos para comprobar si existen más agresiones a menores.

Los hechos

Fuentes policiales han confirmado que la agresión tuvo lugar el 12 de septiembre cuando la detenida supuestamente arremetió contra la otra chica.

La reyerta tuvo lugar en la Ronda del Valle, en el barrio del Polígono del Valle, en la capital jiennense.

Mientras recibía numerosos golpes, se encargaban de grabarlo, al tiempo que una menor más animaba a la agresora a ser más contundente en los golpes.

La agredida no comparte instituto con la detenida, aunque al parecer hace un año la chica ya sufrió otra agresión.

En esta ocasión la presunta agresora quedó en verse con la víctima para aclarar algunos comentarios que supuestamente iba realizando la menor de 13 años.

En la paliza del sábado, la menor recibió numerosos golpes y patadas hasta en la cara, lo que le provocaron el sangrado.

A pesar de esto, cuando ésta consiguió llegar a la casa, ocultó lo ocurrido y se limitó a decir que había sufrido una aparatosa caída.

Tras la difusión del vídeo por redes sociales, conocidos de la familia avisaron al padre de lo que verdaderamente le había ocurrido a la niña

El mismo día 15 de septiembre, el padre presentó la correspondiente denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional en Jaén.