La Guardia Civil ha detenido en las costas de Conil de la Frontera (Cádiz) a dos hombres que tripulaban una embarcación recreativa en la que transportaban 30 fardos de hachís con un peso aproximado de 1.000 kilos.

La operación fue coordinada por el Centro Operativo Complejo de la Comandancia de Cádiz con el apoyo del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Cádiz.

El servicio se produjo la noche del día 16 de septiembre, cuando los agentes que operaban el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) detectaron la presencia de una embarcación recreativa cabinada sospechosa. Estaba tripulada por dos varones y con rumbo a las costas de Conil de la Frontera, según ha informado la Guardia Civil en una nota.

De manera inmediata, efectivos del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Cádiz fueron comisionados con la finalidad de verificar el hecho observado. Así, la unidad interceptó la embarcación e incautó en su interior 30 fardos de hachís que arrojaron un peso cercano a los 1.000 kilos.

De esta forma, los agentes procedieron a la aprehensión de la droga y la embarcación. Así como a la detención de las dos personas de nacionalidad española que tripulaban dicha embarcación. Los detenidos, la droga y la embarcación, fueron trasladados a dependencias oficiales, donde se continuaron las diligencias judiciales correspondientes.

La actuación de Conil se suma a la exitosa operación contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar

Además, la Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Anatolia’, desmanteló el pasado 20 de septiembre una organización supuestamente dedicada al tráfico internacional de hachís.

Así, detuvieron a 30 personas pertenecientes al narcotráfico tras 14 registros domiciliarios en el Campo de Gibraltar. Además, incautaron de seis toneladas de esta sustancia estupefaciente.

Los registros tuvieron lugar en San Roque, Los Barrios, San Martín del Tesorrillo, Algeciras; todas en la provincia de Cádiz. Además, también se produjeron registros en Manilva, ya en Málaga.

Además de las cerca de seis toneladas de hachís, los agentes intervinieron unos 8.000 euros; documentación de interés; 30 teléfonos móviles; 55 garrafas de combustible; un arma corta simulada y localizada una plantación de marihuana.