Un militar jerezano evita que roben a dos mujeres en Madrid 

Diego Llamas interceptó a un tironero cuando se encontraba huyendo tras robar el bolso a dos mujeres

El pasado 17 de junio, Diego Llamas, militar jerezano de 24 años se convirtió en un auténtico salvavidas para dos mujeres a las que un tironero les acababa de robar sus bolsos.

Diego Llamas durante el desfile del 12 de octubre en Madrid
Diego Llamas durante el desfile del 12 de octubre en Madrid

Diego, paracaidista del Ejército español, presta servicios en la Brigada Paracaidista de la primera bandera ‘Roger de Flor’ situada en el municipio madrileño de Paracuellos del Jarama.

Esperando a uno de sus compañeros, en Torrejon de Ardoz (Madrid), para dirigirse a la base, comenzó a escuchar gritos de una mujer alertando que le habían robado el bolso. Para sorpresa del jerezano, otra mujer más también se encontraba corriendo detrás de el ladrón que huía a la carrera con los dos bolsos robados.

Por fortuna, el fugitivo comenzó a huir en dirección donde se encontraba el militar jerezano, que en un acto de valentía, se tiró encima suya y lo interceptó con un «placaje» y una rápida maniobra de inmobilización para lograr retenerle.

«Me lo pensé porque podría tener algún arma o algo y herirme pero al final me salio el instinto y le intercepte con un placaje», cuenta Diego para este medio.

Advertisement

Tras lograr reducir al tironero, efectivos de la Policía Nacional y Local de Torrejón de Ardoz llegaron al lugar de los hechos para detener al individuo.

Fue entonces cuando Diego comenzó a recibir todo tipo de alabanzas ante la heroica actuación. «La primera en felicitarme fue la señora, luego se lo conté a mis superiores del ejército que mostraron su orgullo por tener soldados así», cuenta el ‘paraca’ jerezano.

Después de este episodio, Diego ya se encuentra pensando en la misión de paz que le llevará a Líbano este verano.

«Nuestra instrucción diaria es exigente para afrontar todo tipo de problemas, es una unidad muy exigente y dura pero que todo el trabajo que hacemos luego tiene sus frutos», concluye Diego, tras convertirse en un ángel de la guarda para dos desconocidas que seguro que se lo agradecerán por mucho tiempo.

sierra nevada