Matan a un enfermo de Covid-19 al desconectar su respirador para enchufar un ventilador

De nada sirvieron las tareas de reanimación del equipo médico

Existen situaciones de casi imposible descripción. Por rocambolescas. Por surrealistas. Por lamentables. Por chocantes. ¿Puede el calor matar? Naturalmente. Sí. En efecto. Sobre todo si tienes un familiar bastante despistado…

¿Un familiar despistado? Es cuanto le ha sucedido a un paciente de Covid-19 que permanecía ingresado en un hospital. Un paciente al que sus propios familiares dejaron sin respiración artificial. ¿De qué modo? Pues al desconectar el respirador para conectar un ventilador.

¡El colmo de la desatención y del despiste! Sí: hay calores que matan porque también hay despistes que lo hacen. Se encontraban acompañando a este enfermo -hombre de unos cuarenta años de edad-. Enseguida notaron, el día 15 del presente mes de junio, que hacía muchísima calor…

Mucha calor en la habitación del hospital del hospital Maharao Bhim Singh (MBS) de la India. Optaron por comprar un refrigerador que se alimenta con electricidad. Y lo conectaron. Lo enchufaron. Era necesario enchufarlo.

Y, a tal fin, tuvieron que desconectar otro cable. Eligieron, para la desconexión, el peor cable posible: el del respirador artificial que ayuda a respirar a su familiar.

Bien es cierto que el respirador siguió funcionando gracias a la batería interna. Pero, después de estar media hora funcionando, se quedó sin energía. El hombre se quedó sin aire, sin ventilación, y entró en paro.

Horrible consecuencia. Nada pudo hacerse. No sirvieron las tareas de reanimación que le realizaron los médicos. Sólo se pudo hacer una cosa: certificar su muerte.

Una desgracia en toda regla. Como no podía ser de otra manera, los máximos responsables del hospital han iniciado una investigación para aclarar lo sucedido y asimismo confirmar que el cambio del enchufe fue mortal. Y, a su vez, que los responsables de la muerte de este enfermo han sido los familiares…
Los familiares que tenía mucha calor.

El hospital sí confirma que en ningún momento ninguno de los familiares pidió permiso para conectar el refrigerador al enchufe de la habitación donde estaba ingresado este hombre que falleciera poco después.