Las escrupulosas medidas de seguridad de Renfe para hacer frente al virus

Ha introducido mejoras en la ventilación del interior de los trenes, con el aumento de las renovaciones completas de aire, que se realizan cada siete minutos

Renfe ha puesto en marcha un sistema de limpieza e higienización a bordo y en ruta para sus trenes AVE y larga distancia, trabajos que acometerán un conjunto de 127 trabajadores y que se suman a los que la compañía ya realiza con los trenes vacíos, según informa la operadora.

Con esta medida, la empresa pretende reforzar y mantener las condiciones higiénicas a bordo del tren, desde que los viajeros se suben al vehículo hasta que se apean y también en su recorrido.

Así, antes de la salida del tren, estos efectivos se encargarán de higienizar los puntos de contacto de los viajeros con el vehículo en el proceso de acceso a los coches, esto es, elementos como las botoneras, los asideros o los marcos de puertas, entre otros.

Durante el viaje y en el interior del tren, este personal de mantenimiento se encargará de mantener las condiciones higiénicas de las zonas comunes.

Asimismo, todos los viajeros recibirán toallitas o gel hidroalcohólico durante el embarque y dispondrán de dispensadores de gel en los aseos de todos los trenes.

Además, en las paradas intermedias se repasarán la mesa o mesita del respaldo de los asientos que queden libres, los apoyabrazos de las butacas y sustituirán los cabezales.

Mejoras en la ventilación

En paralelo, Renfe ha introducido mejoras en la ventilación del interior de los trenes, con el uso de filtros con altas prestaciones y el aumento de las renovaciones completas de aire en los coches, que se realizan cada siete minutos.

Estos trabajos se suman a los que ya se realizan con los trenes en vacío, dado que Renfe desinfecta todos los trenes al inicio y al final de cada uno de sus circulaciones, con el fin último de extremar las condiciones higiénico-sanitarias, y ofrecer a los viajeros un entorno seguro a la hora de viajar.

En cuanto a estas labores de limpieza profunda y sistemática de los trenes en vacío, contemplan la limpieza profunda y sistemática de todo el tren, incluyendo asientos, suelos, revestimientos horizontales y verticales.

También se desinfecta todas las zonas de contacto (pulsadores de apertura y cierre de puertas, apoyabrazos, bandejas de los asientos, pasamanos), los baños, los coches cafetería y las cabinas de conducción, donde abundan dispositivos especialmente sensibles, como pantallas táctiles, botoneras, picaportes y paneles. También se sustituyen los reposacabezas de todos los asientos antes de cada viaje.

Por último, en un comunicado, Renfe asegura que «ningún tren se pone en marcha sin haber sido sometido a una limpieza previa y sin la reposición obligada de los elementos higiénicos y sanitarios», todo ello «garantizando los más altos estándares de calidad en la desinfección».