La artrosis será la cuarta causa de discapacidad en 2020

Pese a no ser una enfermedad hereditaria, tiene un componente de riesgo genético que puede hacer que aparezca en algunos casos

La artrosis es una enfermedad degenerativa progresiva del cartílago de las articulaciones ya sea a causa del envejecimiento o de lesiones. Esta enfermedad afecta a 300 millones de personas en todo el mundo y por desgracia, no tiene marcha atrás.

El tejido del cartílago no se puede regenerar, es por ello que los tratamientos farmacológicos siempre son insuficientes y los pacientes tan solo pueden optar a someterse a una operación para introducir una prótesis en la articulación afectada.

Clínicamente, la artrosis se caracteriza por dolor articular, rigidez menor de 30 minutos, limitación de la movilidad, crepitación, inestabilidad articular, incapacidad funcional, derrame ocasional y grado variable de inflamación local.

Esta enfermedad no es hereditaria, pero si tiene una serie de componentes de riesgo genético, que puede hacer que aparezca con más facilidad en sujetos que tienen una historia familiar con esta enfermedad. La obesidad, la falta de ejercicio o las alteraciones en la postura influyen en el desarrollo de la enfermedad y modificarlos solo está al alcance del propio paciente, ya sea para prevenir o retrasar los síntomas.

Las enfermedades reumáticas, son el tercer problema de salud más importante en los países desarrollados, y entre ellas, la artrosis afecta al 80% de la población mayor de 65 años en los países industrializados. Sin embargo, estos datos no van a hacer más que subir, donde las previsiones sitúan que la artrosis será la cuarta causa de discapacidad en el año 2020.

La intensidad y prevalencia de la artrosis se incrementa con el envejecimiento de la población. Por lo general, afecta más a los hombres que a las mujeres menores de 45 años, mientras que después de los 55 son las mujeres las que se ven más afectadas que los hombres, especialmente debido a la artrosis de la rodilla.

Se estima que la artrosis de rodilla afecta al 14 % de la población mayor de 55 años, de los cuales, uno de cada cuatro pacientes está severamente discapacitado, lo que produce un coste social y económico de gran magnitud en el mundo occidental por la pérdida de horas laborables, el alto consumo de fármacos y la utilización de diferentes recursos sanitarios.

La artrosis es la artropatía de mayor prevalencia en todo el mundo y la causa más frecuente de discapacidad. Más que una enfermedad degenerativa, la artrosis es el resultado clínico y patológico de un grupo multifactorial de procesos de distinta etiología.

Esta patología no tiene curación definitiva; es por esto que las estrategias de tratamiento se dirigen a la reducción del dolor y al mejoramiento de la función de la articulación afectada.