El Consejo de Hermandades de Cádiz cierra filas con el alcalde

El organismo considera que «Iglesias, desde su cargo público, debería medir y ser exquisito en las expresiones que utiliza»

Las declaraciones de Pablo Iglesias no han pasado desapercibidas en el seno de las hermandades gaditanas. De hecho varias han sido las cofradías que han expresado su desaprobación con las manifestaciones del líder de Podemos. El propio Consejo de Hermandades ha querido sumarse a esta repulsa con el siguiente comunicado:

«Desde el Consejo Local de Hermandades y Cofradías de esta ciudad de Cádiz, queremos manifestar públicamente nuestro malestar con las palabras emitidas por el señor Pablo Iglesias, desde su cargo público, debería medir, siendo exquisito en las expresiones que utiliza, evitando en todo momento herir sensibilidades con manifestaciones despectivas hacia los signos o símbolos religiosos, que evidentemente hacemos extensivo a todos los credos y religiones.

Del mismo modo manifestamos nuestro agradecimiento a nuestra primera autoridad de la ciudad, Don José María González, por haber atendido como alcalde de todos los gaditanos la petición realizada por una amplia representación tanto de los ciudadanos como de instituciones de nuestra ciudad, reconociendo en la Santísima Virgen del Rosario Coronada, no solo la devoción de los católicos de la ciudad sino un símbolo de nuestra cultura e historia. Atendiendo con sensibilidad y respeto a las tradiciones, a una pasión que significa mucho para los católicos y cofrades de nuestra ciudad, y todo ello con un interés común que es el Cádiz.

Respeto que reiteramos, le ha faltado al señor Iglesias como la sensibilidad y el sentir de una ciudad por su Patrona, clasificando como virgen de madera a la que es para todos los gaditanos, nuestra madre. Dicha persona demuestra con sus calificaciones inapropiadas que no entiende que en esta ciudad la Patrona es un símbolo que va más allá de las creencias.

Dándole las gracias a nuestro Alcalde y a la Corporación Municipal por el respeto, ayuda y colaboración con nuestra iglesia y con nuestras hermandades y cofradías por un fin loable y respetable y no un fin personal, que es la ciudad de Cádiz.

Que Nuestra Madre del Rosario interceda por todos los gaditanos y no deje de mirar por todos aquellos hijos que desprecian a nuestra Señora y los mensajes salvadores de su hijo Jesucristo».