Presentan el cartel de la Hermandad del Mayor Dolor

La artista plástica Inmaculada Peña hace publico el cartel de la hermandad del Jueves Santo para este 2020

El pasado domingo 22 de marzo iba a tener lugar la presentación del cartel de la Hermandad de Mayor Dolor para la Semana Santa 2020. Sin embargo, debido a las medidas de contención mundial por el Coronavirus, que han provocado la suspensión de las procesiones, el acto no se pudo celebrar.

La autora del cartel, Inmaculada Peña Ruiz, ha publicado en su web el cartel, para que la gente lo puede ver de manera online.

“Hoy, gracias a las nuevas tecnologías, tengo la suerte de poder publicarlo de forma online, y hacerlo llegar a todas las jerezanas y jerezanos que se encuentran es sus casas, y en especial, a todo el mundo cofrade que, por desgracia, tienen que esperar más tiempo para sacar a sus imágenes titulares en procesión por las calles de ciudad. A ellos, les dedico el cartel desde estas líneas”, asegura la artista plástica.

“Aunque tardaremos en verlo en los establecimientos y calles de Jerez, espero de corazón que guste a todo el público, y que se recuerde como un canto a la esperanza, porque pronto, sin duda, volveremos a la normalidad, a nuestra rutina, a ver a nuestros seres queridos, a brindar con los amigos” señala Inma.

La obra se encuentra realizada en pintura al óleo sobre tabla de madera. Su composición clásica y simétrica, recuerda a una arquitectura plateresca tallada en piedra de martelilla. Aunque su estilo es personal, encontramos en ella influencias del Barroco Veneciano.

“Siempre he pensado que una obra artística debe expresar de algún modo las vivencias que el autor o autora hayan recopilado en su vida”, dice Inma.

Ella misma confirma que el año pasado tuvo la suerte de viajar a Venecia, “donde conocí de cerca la obra de los artistas más importantes del Barroco Italiano en la ciudad”.

Señala, que la que más le llamó la atención fue la obra de Giambattista Tiepolo (Venecia, 1696 - Madrid, 1770), pintor y grabador italiano, considerado el último gran pintor de la era barroca y una de las figuras más importantes del rococó italiano.

Concretamente, fue el fresco que pintó para el techo de la Iglesia de Santa María de la Piedad con ‘El Triunfo de la Fe‘ (1745–1755), “uno de los que más me impactaría, por su colorido y esquema compositivo enmarcado en un gran óvalo, que actuaba como ventana desde la que observar la escena”.

“Salvando las distancias, pensé en ese efecto para enmarcar a la imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor. Como si fuera un gran balcón desde el que se asoma al espectador” señala Inma.

Dentro del espacio entre el óvalo y el límite rectangular del soporte, Inma dice que haría uso de elementos artísticos y arquitectónicos relacionados con el estilo plateresco tan característico del Cabildo jerezano, levantado en el año 1575 durante el reinado de Felipe II, junto a la Iglesia de San Dionisio, sede de la hermandad del Jueves Santo.

En la parte superior, al centro, preside la composición su escudo, enmarcado por dos guirnaldas entorchadas, delimitadas dos figuras infantiles a ambos lados, que se funden con motivos vegetales.

En la parte baja, aparecen dos peanas a cada lado del lema del cartel que anuncia la «Semana Santa de Jerez 2020«. Ambas decoradas con un cisne ornamental, símbolo de la fidelidad y la pureza del amor. Sobre ellas, vemos representados a modo de alto relieve, San Bartolomé a la izquierda y Nuestro Señor del Ecce-Homo a la derecha, titulares de la hermandad.

El cartel es el producto publicitario más artístico. Su objetivo principal es la comunicación de un mensaje, que sea claro para cualquier tipo de público y al mismo tiempo, llame su atención.

Por este motivo, Inma sentencia que pensó para la hermandad jerezana un cartel de carácter mariano, en el que Nuestra Señora del Mayor Dolor apareciera triunfante sobre un fondo de nubes, inspirado en el retablo cerámico que posee la iglesia en uno de sus laterales, realizado en las fábricas de Triana en Sevilla.

Todo el color y detalle de motivos para la composición central, frente a un marco con tonalidades limitadas, que recrean el color de la piedra de San Dionisio tan característica, en pleno corazón de Jerez.