La Policía Local de Sevilla sanciona a 191 personas por saltarse el estado de alarma

Además, fueron inspeccionados 43 establecimientos de los que cinco fueron denunciados

La Policía Local de Sevilla ha saldado los controles de tráfico y de circulación de personas acometidos durante el domingo y la madrugada de este lunes merced a las restricciones del estado de alarma implantado para frenar la propagación del coronavirus Covid-19, con denuncias contra 42 conductores por circular en sus vehículos sin justificación adecuada; 149 peatones por incumplir tales restricciones y cinco negocios comerciales por iguales motivos, así como dos arrestos.

En total, fueron controlados 920 vehículos para requerir a sus conductores los motivos del desplazamiento. De estos, un total de 42 fueron denunciados por no tener una justificación acorde con los términos del estado de alarma.

Entre ellos, destaca un turismo en malas condiciones que fue detectado en Nervión circulando con tres adultos y cuatro menores de dos a nueve años y un bebé de 15 días. El coche tenía caducada la ITV, una rueda pinchada y los faros rotos.

El vehículo fue escoltado por la Policía Local hasta el domicilio de los ocupantes para que cumplieran las normas de confinamiento necesarias para frenar el coronavirus.

Además, fueron detectadas cuatro personas que conducían sin carné, ante lo que se instruyeron las correspondientes diligencias por delito contra la seguridad vial, y se formularon en total 34 denuncias de tráfico.

En la vía pública, fueron identificadas o requeridas 1.063 personas de las que 149 fueron denunciadas por incumplir las restricciones del estado de alarma, que restringe los movimientos de la ciudadanía a los desplazamientos laborales o para la adquisición de productos alimenticios o de primera necesidad, entre las pocas causas justificadas.

Además, fueron inspeccionados 43 establecimientos de los que cinco fueron denunciados. Junto a esto se registraron dos denuncias por venta ambulante en la vía pública y cinco denuncias por consumo de bebidas en la calle.

El dispositivo se cerró, además, con dos detenciones, uno de ellos por reclamación judicial y el otro por un delito contra la salud pública en el marco de los controles para garantizar el cumplimiento del estado de alarma.

Concretamente, se trata de un individuo de 59 años con un establecimiento de Torreblanca que fue localizado abierto con personas en su interior consumiendo cerveza. Al acceder al negocio fueron detectadas dosis de cocaína y hachís dispuestas para la venta.

«Los controles de los dispositivos conjuntos son cada día más duros y estrictos. Es imprescindible cumplir las recomendaciones sanitarias y las exigencias del estado de alarma. Sólo así podremos superar esta grave crisis sanitaria», ha indicado el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.