La Asociación Guardias Civiles Solidarios (AGCS), con sede en Granada, impulsa una campaña de recogida de fondos para ayudar a Iker Ibáñez, un niño de cinco años al que le diagnosticaron al nacer Granulomatosa Crónica, una enfermedad rara, grave y degenerativa que le deja sin defensas y que depende para curarse de un trasplante de médula que en estos momentos sólo sería posible teniendo un hermano compatible y sano a través de selección embrionaria.

Los padres del pequeño, residente en Almería, han señalado a Europa Press que llevan cinco años esperando sin éxito a que haya un donante compatible de médula ósea a nivel mundial y todavía no existe. El tiempo no juega a favor de Iker, su enfermedad ataca a su sistema inmunológico con lo que en cualquier momento corre el peligro de tener una infección que para un niño normal supondría unos días enfermo y a él le podría costar la vida.

Por ello los padres han barajado otras opciones, como una selección embrionaria que les permita tener un hijo compatible y sin la enfermedad; pero que ya han realizado sin éxito tres intentos en la sanidad pública. Afirman que están «desesperados» y luchan por conseguir el dinero suficiente para realizar esta selección de embriones en una clínica privada.

Sus padres han decidido que el tratamiento se realice en Bruselas, en una clínica que ya ha trabajado con otros niños con la misma enfermedad. Además el precio es más asequible que en España. Por lo tanto, esta campaña impulsada por Guardias Civiles Solidarios busca reunir los aproximadamente 30.000 euros que permitirían costear el tratamiento y «curar a Iker».

La familia confía en la solidaridad de la gente

El pequeño se encuentra bien en estos momentos, tomando su medicación y en una situación «contenida». Sin embargo, cualquier hongo o bacteria de las que habitualmente nos rodea pueden causarle graves daños. Por este motivo no puede ir al colegio y su vida social es muy limitada. Esta situación se ha visto agravada con la pandemia. Iker apenas puede salir a la calle ahora, salvo escasos periodos para que le dé el sol y no puede relacionarse con otros niños.

Iker, niño con enfermedad rara

Sus padres reconocen que está siendo muy «difícil» para el pequeño y confían en la solidaridad de la gente para poder abrir una ventana de esperanza en el futuro de su hijo. «Lo estamos intentando todo, buscamos el apoyo de las empresas, de las administraciones pero no logramos nada, estamos desesperados», reconocen.

La campaña de Guardias Civiles Solidarios ha recaudado hasta la fecha algo más de 4.200 euros entre las donaciones en cuenta y los ingresos en Facebook. El colectivo está realizando además una venta solidaria de piruletas. Siguen con este mismo objetivo que está teniendo muy buena acogida y recuerdan que los donativos se pueden desgravar.

Los interesados en ayudar a Iker pueden entrar en esta dirección de Facebook o hacer un ingreso en la cuenta ES70 2100 2449 4502 0014 5906 con el concepto ‘Ayuda a Iker’. Los padres también han creado una cuenta bancaria para la recaudación de fondos que difunden a través de cartelería y redes sociales.