Declarado «no culpable» el sospechoso de homicidio por el caso ‘Oh Palace’

La Fiscalía pedía penas de 18 años para el supuesto autor material del crimen

El jurado popular que ha juzgado en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz el crimen del que fuera gerente del club de alterne ‘Oh, Palace!’ en El Puerto de Santa María (Cádiz), en febrero de 2015, cuyo cadáver fue hallado en el maletero de un coche calcinado, ha declarado no culpable al principal acusado de los hechos –por un delito de asesinato– al considerar que actuó en legítima defensa y por miedo insuperable.

Por otra parte, el segundo de los acusados fue declarado culpable de un delito de encubrimiento y profanación, siendo conducido a prisión, mientras que el tercero de los que acusados que se sentaba en el banquillo, también fue declarado culpable por un delito de encubrimiento, siendo también conducido a prisión.

Cabe recordar que la Fiscalía pedía penas de 18 años para el supuesto autor material del crimen, dos años para el acusado por encubrimiento y tres años y medios para el otros acusado por encubrimiento y profanación de cadáver.

Según el relato de la defensa del principal acusado, esgrimido durante el juicio, su defendido fue socio trabajador de la víctima y hacía de gerente del club «hasta que la relación se deterioró por acciones violentas» de la víctima, a la que ha calificado como un «extorsionador». En este sentido, apuntó que incluso «ordenó que se le diera una paliza» a un tercero, la cual no se llegó a consumar porque el propio acusado dio avio de ello.

Así, aseguró que por este tipo de causas el acusado «rompió la relación» con la víctima, que a raíz de ahí «comenzó a amenazarlo». En este sentido, con la intención de describir la personalidad de la víctima, la defensa señaló que cuando una juez de un juzgado de Sevilla ordenó el cierro de ‘Oh, Palace!’, así como otros centros, la víctima «ingresó en Madrid en una clínica por problemas psiquiátricos», de la cual se fue por voluntad propia antes de tiempo. Además, ha añadido que cuando salió «amenazaba con matar a la juez y luego suicidarse».

Por su parte, el acusado procedió a intentar reactivar la actividad de ‘Oh, Palace!’, como administrador, recibiendo por ello «amenazas de muerte» de la víctima y «teniendo que poner precauciones», ya que, según ha apuntado, «fue a su domicilio en varias ocasiones», aunque «no consiguió» hacer nada «porque fue alertado».

En este sentido, la defensa puso de manifiesto que el día del cumpleaños del acusado recibió un mensaje de la víctima en el que ponía: «Feliz cumpleaños, urraca. Disfruta de él como si fuera el último porque nunca se sabe».

Además, la defensa manifestó que «era práctica habitual» de la víctima mandarle a proveedores con deudas que eran anteriores a su gestión –la del acusado–. Así, el día de los hechos, recibió la llamada de un acreedor reclamando una deuda que no era suya, por lo que decidió llamar al administrador de la víctima para decirle que pusiera fin a esa práctica.

Según la defensa, minutos después recibió una llamada de la víctima diciéndole «que se iba a enterar» y posteriormente otra llamada de uno de los acusados –por presunto encubrimiento– preguntándole «qué había pasado que estaba como loco –la víctima– y quería verlo». Tras negarse a verlo, según el relato de la defensa, estando el principal acusado en su casa, entró quien lo había llamado y le dijo que la víctima estaba fuera y quería verlo.

Así, lo invitó a «subir al coche para ir a tomar un café» y tras la negativa del supuesto agresor, la víctima, según el relato de la defensa, se fue a bajar del coche. Fue entonces cuando el agresor dice que vio que la víctima cogía una pistola, por lo que tuvieron un forcejeo y al caer dentro del coche la pistola «se disparó».

A partir de ahí, coincide con la calificación del fiscal, en que entrega el arma a su pareja, que se deshace de ella tirándola al mar, y que aparecen en escena nuevamente uno de los acusados y por primera ve el último.