La Policía Nacional ha detenido en Granada a un hombre de 58 años como presunto autor de un delito de inducción al ejercicio de la prostitución por retener a su compañera de piso, de 34 años, en el domicilio; y obligarla a mantener relaciones sexuales con desconocidos, la cual ya ha sido liberada.

Fue el pasado domingo 18 de octubre cuando los agentes de la Policía Nacional fueron requeridos mediante una llamada. En esta, un ciudadano les explicó que tenía una inquilina que le había solicitado ayuda por encontrarse obligada a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento.

Los vecinos sospechaban del ejercicio de la prostitución

Los policías se entrevistaron con el propietario del piso; el cual relató que, desde hacía poco tiempo, lo tenía alquilado a una pareja y había recibido quejas formales, incluido un burofax, de los vecinos. Estos sospechaban que en el inmueble se estaba ejerciendo la prostitución, según se deducía de los ruidos y escándalos que escuchaban.

A continuación, la Policía Nacional entabló conversación con la víctima, la cual les explicó lo que ocurría. Asimismo, manifestó que no disponía de otro medio de vida y que temía que el ahora detenido le hiciera daño.

Este hombre habría llegado incluso a incluir anuncios en páginas de contactos en Internet haciendo clara alusión a sus características físicas; además de amenazar con expulsarla de la vivienda si no cumplía con sus expectativas; exponiéndola a un trato denigrante tanto en público como en privado. Los agentes detuvieron al varón por estos hechos y le pusieron a disposición judicial.

Liberadas nueve extranjeras obligadas a prostituirse en España

Este mismo mes de octubre, Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada, presuntamente, a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, prostitución y tráfico de drogas en España. Liberan a varias mujeres colombianas y venezolanas.

En la operación, se liberaron nueve víctimas, de nacionalidad colombiana y venezolana. Eran obligadas a prostituirse en tres locales de Alicante.

La Policía Nacional detuvo a diez personas y realizó cuatro registros en los que se han intervenido anotaciones con cuadrantes de servicios sexuales; dinero; estupefacientes; relojes de alta gama; una pistola simulada y una placa identificativa policial.