Sanciones a los diputados que utilicen insultos o discursos «xenófobos, racistas o machistas». Esta es la nueva medida promovida en un manifiesto conjunto por PSOE, Unidas Podemos, Más País y formaciones nacionalistas e independentistas del Congreso.

Este ‘Manifiesto en favor de la democracia’ lleva la firma de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu Más País, Compromís, Junts, BNG y la CUP.

Todos ellos reafirman su «compromiso con los Derechos Humanos, la democracia, la justicia social y la igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas; sin importar el lugar donde hayan nacido, su género, creencias religiosas u orientación sexual».

Discursos incompatibles con la democracia

En este sentido, alertan de que «los discursos racistas, xenófobos, machistas» que han escuchado en lo que va de legislatura «por parte de la extrema derecha y derecha extrema son incompatibles con los valores propios de un sistema democrático» y avisan de que esas manifestaciones «suponen un peligro para la convivencia». Y por ello promueven el uso de sanciones.

Además, dejan claro su rechazo a las «estrategias y discursos negacionistas» respecto a la pandemia y sus consecuencias»; por sus efectos «negativos sobre la salud y la convivencia ciudadana».

Asimismo, todos estos partidos muestran su solidaridad con «todas las personas que han sido objeto de los ataques e insultos desde estas actitudes radicales e intolerantes». Mención especial han tenido los miembros del Congreso y el Gobierno.

También aprovechan para hacer un reconocimiento a las personas que lucharon por las libertades y «combatieron el fascismo»; cuya memoria, denuncian, «también ha sido menospreciada» en los últimos tiempos.

«Sanciones contra el odio»

«Por todo ello, las distintas fuerzas políticas que impulsamos este manifiesto, desde nuestra diversidad, reiteramos nuestro compromiso en la lucha contra los discursos y las actitudes de odio; que de ninguna manera deben quedar impunes. Así como en el rechazo a cualquier tipo de apoyo de la extrema derecha, especialmente cuando afecte a la gobernabilidad de las instituciones, ya sea por activa o por pasiva», aseveran.

Y, con el objetivo de «velar para que en el Congreso predomine el debate democrático, respetuoso del pluralismo político y de los derechos de todas las personas» que integran la Cámara se comprometen a «solicitar ante la Presidencia del Congreso la apertura de los procedimientos de infracción y sanciones que correspondan, según el Código de Conducta de las Cortes Generales, ante comportamientos por parte de parlamentarios o parlamentarias que vulneren los principios de responsabilidad y respeto.

Abascal pide ser presidente y convocar elecciones

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha pedido este miércoles el apoyo del Congreso de los Diputados para convertirse en presidente del Gobierno y convocar elecciones anticipadas antes de que finalice el año, donde los ciudadanos puedan juzgar al Ejecutivo «del caos y la ruina» que a su juicio representan Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y que ve convertido en «una mafia».

En un discurso de algo más de dos horas de duración, Abascal ha desgranado desde la tribuna del hemiciclo su proyecto para gobernar. También ha subrayado la necesidad de desalojar al Gobierno de PSOE-Unidas Podemos del Palacio de la Moncloa antes de que hagan «más daño» al país.

Abascal ha confirmado su tesis de que el actual Ejecutivo es «el peor» de los últimos 80 años (incluyendo así a los de la dictadura). De este modo, ha lamentado que sea además «el que peor ha afrontado la pandemia de todo el mundo». Por ello avisa de que los diputados que lo apoyen en esta moción de censura serán «responsables ante el pueblo español» de «sus públicas y conocidas fechorías».

Con ello, el líder de Vox ha explicado que la moción de censura no está únicamente justificada en la «criminal» gestión de la crisis del coronavirus, sino también en los «ataques» del Gobierno a la monarquía, a la independencia judicial, a la oposición democrática o al Estado de Derecho.

«Son un frente popular social comunista en alianza con separatistas y terroristas. Una mafia. Y a los españoles se les ha terminado la paciencia», ha avisado insistiendo en que se trata de un Gobierno «ilegítimo» que llegó al Palacio de la Moncloa «traicionando» sus promesas electorales y la confianza de sus votantes.