Historia para enmarcar tras la llegada una vez más de ángeles de la guarda en la provincia de Cádiz. El suceso ha tenido lugar a las 13:30 horas del mediodía del jueves en la calle Cantarería, en Jerez de la Frontera. Vecinos de la calle, preocupados por la continua ausencia de la vecina, han alertado a la Policía Nacional pues se temían lo peor.

Calle Cantarería Jerez Policía
Calle Cantarería, Jerez

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía acudieron de inmediato. Los vecinos manifestaron que llevaban alrededor de una semana sin ver a su vecina, la cual vivía sola y no tenía familiares cercanos.

Además manifestaron que la mujer padecía un trastorno mental, desconociendo identificar cual, y reseñaron incluso que recientemente había tratado de quitarse la vida, sin éxito. Los agentes de la Policía Nacional intentaron llamarla por teléfono, según indican los vecinos a El MIRA. El teléfono sonaba en el interior del domicilio, pero nadie contestaba. Los presagios no eran nada buenos.

Cada segundo, de vital importancia

Solicitaron la presencia de los Bomberos de Jerez para acceder al domicilio. Sin embargo, no había tiempo que perder. Era un asunto de vida o muerte. Los vecinos estaban muy nerviosos ante el posible estado de la mujer. Los policías nacionales, sin esperar más, pidieron prestada una escalera para ver si podían vislumbrar algo en la vivienda a través de las ventanas. Uno de los agentes se subió y a través de la ventana del dormitorio vio que la mujer se encontraba sobre la cama, tumbada, y casi sin vestir. Apreció pequeños signos vitales y decidió acceder al interior de la vivienda. Una vez dentro dio paso a sus compañeros desde el interior. Cada segundo era de vital importancia. La mujer se encontraba en mal estado, con síntomas evidentes de frío. Además, los vecinos señalan a El MIRA que «respiraba muy poco, le costaba mucho, la boca la tenía totalmente agarrotada y pastosa, no bebía desde hace días».

Los policías nacionales la cubrieron con mantas rápidamente, con la intención de que entrara en calor. A continuación, los servicios sanitarios, con carácter de urgencia, la trasladaron en ambulancia al Hospital de Jerez. Final feliz para una historia que en gran número de ocasiones no acaba de la misma forma. La mujer, de casi 60 años de edad, ha sobrevivido gracias a la rápida actuación de unos ángeles de la guarda que no dudaron en escalar y atravesar ventanas.