Desde el pasado día 9 de septiembre se encuentra en huelga de hambre el preso Iñaki Bilbao Goicoechea en Puerto III; en el Puerto de Santa María. El sanguinareo etarra se encuentra en muy mal estado, llegando a peligrar su vida. Según ha podido saber El MIRA, el juez ha ordenado su ingreso involuntario en el Hospital de Puerto Real; siendo trasladado este miércoles desde la prisión donde está interno.

Iñaki Bilbao
Iñaki Bilbao Goicoechea

Hay que recordar que Iñaki Bilbao, alias ‘Txikito‘, volvió al centro penitenciario de Puerto III tras haber sido ingresado, una vez más, en el Hospital Universitario de Puerto Real. Fue a finales de mes de septiembre. El juez dictó la alimentación forzosa del etarra, quien llevaba entonces en huelga de hombre más de 20 días. Regresó a la cárcel donde ha proseguido con su protesta. Para acabar su huelga el Gobierno debe conceder la Independencia al País Vasco, y es que Iñaki Bilbao reivindica «una Euskal Herria independiente, socialista, unida y euskaldun. Este peligroso asesino era del núcleo más duro de ETA, siendo hasta expulsado de la misma por no compartir la idea de abandonar las armas.

Suma varias condenas por amenazar de muerte a jueces

Esta es la tercera huelga de hambre del preso de la banda ETA, la primera fue en 2007. Txikito suma 70 años de cárcel en cinco diferentes condenas. Bilbao es el autor del asesinato de Juan Priede, concejal socialista a quien mató cobardemente con tres disparos. Fue el 21 de marzo de 2002 en un bar del casco viejo de Orio, en Guipuzcoa. Además, acumula 14 años de reclusión por amenazas de muerte vertidas contra varios jueces; como en 2003 cuando simuló disparar apuntando con la mano al ex-juez Baltasar Garzón. Este mismo gesto lo repitió en 2005 al juez Alfonso Guevara. También amenazó al magistrado Fernando Andreu y a la juez Teresa Palacios.

Iñaki Bilbao Goicoechea amenaza de muerte al juez

En el caso de Fernando Andreu, juez de la Audiencia Nacional, fue cuando le interrogaba sobre una carta en la que animaba a la lucha armada. Bilbao le espetó: «Usted es el diablo del País Vasco y si le pillo le voy a matar».